Financiar el sueño del auto propio

Financiar el sueño del auto propio

Si querés comprar un 0 Km o un vehículo usado, deberías conocer las mejores alternativas para poder hacerlo en cuotas: préstamo prendario, leasing y plan-ahorro.
 

Comprar un auto es el deseo de muchos. Probablemente el tuyo también, pero si todavía no lo hiciste porque se te complica pagarlo al contado, no te desanimes. Podés acceder a diferentes opciones de financiación, de acuerdo a tus posibilidades. Así que, si realmente lo deseás, podés empezar con tranquilidad a consultar y comparar prestaciones y precios de tus autos preferidos en el sitio de Acara (Asociación de Concesionarios de Automotores de la República Argentina), para definir cuál vas a comprar y planificar su forma de financiación.

Préstamos prendarios

Si te inclinás por esta opción, lo positivo es que, con este modo de financiación sabés cuánto vas a tener que pagar desde el inicio, ya que las cuotas son fijas. Es decir, no se actualizan como ocurre, por ejemplo, con los planes de ahorro de las concesionarias. Y debés saber que el auto que estás por comprar -sea nuevo o usado- es, al mismo tiempo, la garantía que le ofrecés al banco que te otorgue el crédito. 

Además, si comparás este tipo de préstamos con uno personal, encontrarás que el préstamo prendario tiene, entre otras ventajas, tasas de interés más bajas y mejores plazos de pago. Además, ésta es una de las opciones más indicadas si querés tener tu auto lo más pronto posible. Eso sí, deberás tener presente que no estás habilitado a venderlo hasta que no pagues la totalidad del mismo, excepto que acuerdes trasladársela al nuevo comprador. 
Financiar tu propio 0km|ICBC
Es importante que sepas que, cuando te otorgan el préstamo prendario, te dan un porcentaje del total del precio para la compra, el que puede variar según el modelo y año de fabricación.

De modo que deberías procurar tener disponible una suma de dinero para poder cancelar la diferencia.  Además, sería bueno que tengas en cuenta el Costo Financiero Total (CFT), ya que es lo que te indica cuánto es el monto que, en definitiva, pagarás por tu próximo auto. El CFT está compuesto por la tasa de interés nominal anual y por todos aquellos cargos asociados a la operación.

Lo cierto es que si te interesa contar con esta clase de financiación, te recomendamos consultes los Préstamos Prendarios de ICBC y hagas una simulación de la cuota a abonar. Inclusive, podrás conocer la propuesta de ICBC y concesionarias adheridas, para acceder a mejores facilidades y tasas muy convenientes. 

 

Leasing

Financiar tu propio 0km|ICBC
Esta alternativa es una oportunidad que te permite utilizar y disfrutar del auto y, al finalizar el pago del mismo, tenés la posibilidad de que sea transferido a tu nombre para que efectivamente sea tuyo. También podés devolver el auto y, si así lo hicieras, continuar con esta forma de financiamiento para pasar a conducir otro rodado. 

Tiene la ventaja de que podés aprovechar un vehículo de mayor valor del que normalmente podrías comprar, ya que lo que abonás es el concepto de depreciación por el uso que le estás dando. Entre otros aspectos que debas considerar, deberás hacerte cargo de su mantenimiento, según las recomendaciones del fabricante. 

El leasing te permite realizar un pago mensualmente que es más bajo, si lo comparás con las cuotas que requieren otras modalidades de financiamiento. Tenés que considerar, en algunas ocasiones, hacer un pago inicial, siendo la entidad financiera la que se ocupa del proceso de compra y registración.
De todos modos, hay opciones como ICBC Leasing que te permite financiar el 100% del vehículo sin desembolso inicial, excepto que así lo desees. 

 

Ya podés arrancar con la búsqueda de tu próximo auto. Tenés algunas alternativas y miles de recursos para hacer tu sueño realidad. Ponelo en marcha.