Consejos para cuidar tu auto diésel

Consejos para cuidar tu auto diésel

Este tipo de motores ofrece una gran autonomía, pero también requieren de un mantenimiento estricto

Los motores diésel se destacan por su gran robustez, durabilidad y bajo consumo de combustible. Por eso, además de utilizarse en vehículos particulares, son la norma en pickups, utilitarios y camiones que deben realizar recorridos de muchos kilómetros.

Sin embargo, la gran eficiencia de los diésel tiene su otro costado: se trata de motores que requieren de ciertos cuidados específicos de parte de los usuarios.

A continuación, te brindamos una serie de tips que ayudarán a mantener tu vehículo siempre en marcha: 

Mantenimiento estricto

6 Consejos que mantendrán el motor diesel de tu auto andando

El manual de todo automóvil incorpora un plan de mantenimiento, donde se especifica qué tareas de revisión y recambio hay que realizar con el paso del tiempo.

Respetar correctamente los lapsos determinados por el fabricante y la calidad de los repuestos es fundamental en un diésel.

Entre los usuarios de estos motores se suele decir, y con bastante razón, que si se cumplen a rajatabla los cambios de filtros (de aceite, gasoil y aire), la mecánica puede durar “por siempre”.

El combustible adecuado

6 Consejos que mantendrán el motor diesel de tu auto andando

En las estaciones de servicio de la Argentina podemos encontrar dos tipos de gasoil y las diferencias entre uno y otro son muy importantes.

El diésel “común” (grado 2) es el más económico pero incorpora un alto nivel de azufre, con alrededor de 500 ppm (partes por millón). Este elemento resulta nocivo para el ambiente y en el largo plazo genera residuos en el motor.

El diésel grado 3, comúnmente llamado “premium”, reduce la concentración de azufre a 50 ppm o menos. De hecho, los combustibles actuales de YPF y Shell ya ofrecen un nivel inferior a los 10 ppm, lo que los hace aptos para vehículos desarrollados bajo las exigentes normas Euro V.

En los motores modernos de tecnología common rail el uso de gasoil premium es obligatorio. En ellos, el combustible común, alto en azufre, puede producir un rápido deterioro de los componentes internos.

Para el caso de impulsores más viejos, generalmente diseñados antes de 2005, el gasoil común es aceptable. No obstante, el uso de premium reduce muchas veces la emisión de humos y hasta mejora la performance.

Aceite vigilado

Es normal que los motores de combustión –tanto naftenos como diésel– consuman cierta cantidad de aceite con el correr de los kilómetros. Por eso hay que revisar si el nivel de aceite es el adecuado una vez por mes.

El manual de usuario de cada vehículo indica el tipo de aceite que debe utilizarse y el consumo promedio que es esperable en condiciones de funcionamiento normal. Si es necesario agregar, podemos conseguir en un supermercado, estación de servicio, o consultar con un mecánico.

No estirar las recargas

No se recomienda agotar el combustible completamente antes de recargar. Sucede que las impurezas acumuladas en el fondo del tanque podrían afectar el funcionamiento del sistema de inyección.

Arranque en frío

6 Consejos que mantendrán el motor diesel de tu auto andando

Los motores diésel incorporan bujías de calentamiento que dan temperatura al aire dentro de los cilindros para facilitar la ignición inicial. Según el modelo, se pueden requerir entre 4 y 8 segundos de precalentamiento. Un indicador en el tablero se apaga cuando está listo para arrancar.

Si notamos que al auto le cuesta encender al primer intento, es probable que uno o más calentadores se encuentren fuera de servicio. El recambio no es costoso y debe realizarse sin demoras, para evitar un daño colateral en el motor eléctrico de arranque.

Calma inicial

Los fabricantes recomiendas aguardar unos segundos antes de comenzar a circular, sobre todo en el invierno. En ese momento, el conjunto motor debe tomar temperatura y el aceite comenzará a lubricarlo.

Además, en las primeras cuadras se deben evitar aceleraciones intempestivas o superar las 2.500 revoluciones por minuto (que es un régimen alto para un gasolero en ciudad).

Filtro de partículas

6 Consejos que mantendrán el motor diesel de tu auto andandoEs un elemento que se encuentra en los autos diésel más modernos y que reduce las emisiones contaminantes en línea con las últimas normativas europeas.

Para alargar su vida útil hay que respetar el mantenimiento específico para cada modelo.

En algunos casos, se recomienda realizar cada tanto un trayecto en ruta para ayudar a su limpieza y regeneración.

En otros, se utiliza un aditivo especial que facilita la limpieza del filtro de partículas. Se debe controlar el nivel de este líquido, que se almacena en un depósito propio.

“El filtro de partículas permite capturar las partículas de hollín o humo negro. Pero lo cierto es que, con el paso del tiempo, esos elementos tienden a quedar retenidos en ese punto, saturando el filtro, lo que obliga a encontrar una forma de limpieza”, explica Thomas Burguete, directivo de PSA (fabricante de Citröen y Peugeot) en la Argentina.

“En el caso de Citröen, la regeneración del filtro se realiza de forma natural, gracias al aporte de un aditivo (cerina). Casi sin darse cuenta, al utilizar su automóvil normalmente se está regenerando el filtro para así poder seguir funcionando normalmente”, agrega.

Los filtros, en algunas marcas, pueden llegar a durar entre 180.000 y 200.000 Km, por lo que es probable que el propietario tenga que cambiarlo una sola vez. 

Muchos kilómetros por delante

Gracias a su eficiencia energética, los autos diésel son ideales para quienes deben recorrer trayectos extensos de manera confiable. También son excelentes para viajes: hay vehículos que con un tanque de gasoil pueden superar holgadamente los 1.000 Km de autonomía.

Además, los modernos motores con turbo y combustibles más refinados ofrecen un nivel de potencia comparable al de los nafteros, lo que deja muy en el pasado la imagen "perezosa" de los gasoleros.
 

No obstante, como dijimos al comienzo, estos vehículos necesitan atención, cierta disciplina en el mantenimiento y la rápida consulta a un service ante cualquier anomalía, para garantizar un perfecto funcionamiento.