El ABC de los motores ecológicos

El ABC de los motores ecológicos

Los desarrollos de la industria tienden a generar opciones más amigables con el medio ambiente, que a mediano y largo plazo prescindirán de la nafta o el gasoil. Conocelas.

Motores ecológicos - Lo último de la industria automotriz |ICBC
En la incesante búsqueda de lograr tecnologías y herramientas más eficientes y amigables con el medio ambiente, la industria automotriz trabaja en el desarrollo de motores ecológicos. 
Si te preguntás a qué hacen referencia, te contamos que se trata de aquellos motores que permiten que el coche tenga buen rendimiento sin perjudicar al ecosistema. ¿Cómo lo logran? Consumiendo menor cantidad de combustibles fósiles -que generan emisiones de gases a la atmósfera y afectan la capa de ozono- o, directamente, prescindiendo de ellos para reemplazarlos por el uso de energías alternativas.
De hecho, esta última opción es a la que se pretende alcanzar masivamente en un futuro. Por lo pronto, hay numerosos intentos de reducir el uso de combustibles contaminantes y pruebas más o menos exitosas para lograrlo. 
En este sentido, hay dos desafíos fundamentales que tiene por delante la industria que desarrolla
de motores ecológicos:

 


 

  • Lograr que los recursos que precisan para su funcionamiento, estén disponibles permitiéndoles tener autonomía.
  • Equiparar o mejorar el desempeño que en la actualidad alcanzan los motores tradicionales, es decir, los nafteros o diesel. 

Por lo pronto, hoy se realizan importantes inversiones y esfuerzos para lograr avanzar en estas metas y así se han desarrollado motores que, por ser ecológicos, no utilizan nafta sino energía obtenida con otros recursos:

Motores ecológicos - Lo último de la industria automotriz |ICBC

  • Baterías que se recargan mediante enchufes conectados a la corriente eléctrica también utilizada en los hogares, presentes en los autos eléctricos y en los híbridos (aquellos que poseen dos motores: uno eléctrico y otro naftero). La desventaja de los motores eléctricos es que se precisa tener un suministro de energía que pueda realmente abastecer al enorme mercado automotor. 
  • Hay motores que funcionan con hidrógeno, el elemento químico que se obtiene del agua y que logra un muy buen rendimiento, casi equivalente al de los motores tradicionales, que por el momento, resulta un recurso costoso.  
  • Otros que utilizan combustibles alternativos como GLP, un derivado del gas natural, que también logran una buena performance, aunque aún no alcanzan la de los motores nafteros.

    La búsqueda de motores más eficientes impulsados por recursos más amigables con la ecología, se ha convertido en la meta de los fabricantes de automóviles. De esta manera se espera reducir el consumo energético y las emisiones de dióxido de carbono, sin aumentar demasiado los costos ni perder en potencia o capacidad del motor. Para ello, las investigaciones se centran, por ejemplo, en desarrollar mecanismos que multipliquen la capacidad de almacenamiento de las baterías en los autos eléctricos, o reducir la energía necesaria para recargarlas; como también, en encontrar nuevos materiales fáciles de obtener o producir, que sustituyan las pilas de combustible utilizadas en los coches de hidrógeno. 

Ya se ven importantes resultados en el desarrollo de este tipo de motores, pero aún queda mucho camino por recorrer. No te quedes atrás y seguí de cerca las últimas tendencias que aportarán soluciones tanto para tu bienestar, como para el del medio ambiente.