Seguridad activa: cuando la tecnología ayuda a evitar accidentes

Seguridad activa: cuando la tecnología ayuda a evitar accidentes

Los vehículos de última generación incorporan sistemas avanzados para garantizar un andar sin sobresaltos. Cuáles son los que se deben privilegiar en un auto nuevo.

Seguridad y tencología en autos - Seguridad activa en vehículos
Una de las principales ventajas de los automóviles modernos es que ya no sólo están diseñados para proteger a los pasajeros en caso de accidentes, sino que además incluyen sistemas tecnológicos para prevenirlos.

Estos dispositivos se agrupan bajo el concepto de “seguridad activa” y, entre otras cosas, aseguran la estabilidad del auto para evitar llegar a una situación de pérdida de control.

En contraposición, se considera como seguridad “pasiva” a los elementos que contribuyen a mitigar o anular los efectos de un accidente ya producido. Los más conocidos son el cinturón de seguridad, los airbag, los apoyacabezas, la columna de dirección colapsable y el chasis con deformación gradual programada.

Los avances en la seguridad activa se deben a la mejora continua en los sistemas electrónicos. Pero no son algo totalmente nuevo: sus orígenes se ubican en el automovilismo deportivo, donde en categorías de vanguardia –como la Fórmula 1– se experimentó mucho con ayudas electrónicas, sobre todo en suspensiones, para mejorar la performance.

Luego, el conjunto de tecnologías pasó a los autos de alta gama, donde se adaptó para su utilización actual, que privilegia una conducción siempre segura.

Lo bueno es que las salvaguardas activas hoy también comienzan a aparecer –ya sea como opcionales o como de serie– en los vehículos económicos de última generación.

Principales características

Seguridad y tencología en autos - Seguridad activa en vehículosEn la actualidad los fabricantes de autos suelen aplicar sus propios nombres “de fantasía” a tecnologías esencialmente similares. A continuación, un recorrido por lo que hay que saber sobre cada una.

  • Frenos antibloqueo. Los frenos ABS son el elemento de seguridad activa más difundido en la actualidad. Básicamente, evita que las ruedas se bloqueen y el conductor pierda el control cuando se frena repentinamente.

Además, los frenos ABS acortan la distancia de frenado en comparación con los dispositivos tradicionales. En Europa son obligatorios en todos los autos fabricados a partir de 2004.

  • Reparto electrónico de frenada. Conocido por las siglas EBV o EBD, es capaz de determinar cuánta fuerza de frenado se debe aplicar a cara rueda en particular. Es una evolución sofisticada del ABS.
  • Frenado automático. Se trata de un novedoso sistema que detecta la inminencia de una colisión y detiene el vehículo para prevenirla. Para “ver” a los otros autos utiliza un pequeño radar o un sensor basado en tecnología láser. 
  • Control de estabilidad. También llamada tecnología “anti-derrape”, ayuda a corregir situaciones de sobreviraje, subviraje o trompos. El resultado es la mejor tracción posible al circular por curvas.

Gracias a sensores en las ruedas, el control de estabilidad vigila el auto todo el tiempo. Tan pronto como ocurre algo inusual –por ejemplo, si una rueda pierde grip o el auto comienza a patinar–, ayuda a recuperar el control y a mantener el vehículo en su curso.

Entonces, el sistema entra en acción de manera automática mediante dos mecanismos: aplica frenos sobre una o más ruedas o reduce la potencia que está entregando el motor, si es necesario.

De esta manera, se previene una pérdida de control y el vehículo se mantiene en su dirección.

  • Control de tracción. Ofrece confort y seguridad, especialmente al conducir sobre rutas “patinosas” o superficies con distintos niveles de grip.

El control de tracción facilita un arranque suave y aceleración a lo largo de todo el rango de velocidades sin patinadas de las ruedas o coleadas (pérdida de control del tren trasero).

En resumen, asegura que la potencia del auto se transmita al piso y brinda estabilidad direccional en las fases de aceleración a cualquier velocidad. Además, ayuda a reducir el deterioro de los neumáticos.

  • Aviso de salida de carril. Es capaz de identificar las marcas de una ruta y, de esta manera, puede avisar al conductor cuando detecta un cambio imprevisto de carril. Una versión más avanzada de este sistema también es capaz de mantener por sí mismo la trayectoria en caso de que el conductor se distraiga.

 

El auto que se adapta

Seguridad y tencología en autos - Seguridad activa en vehículosUna de las innovaciones más llamativas de los últimos años es el “Control dinámico de chasis” o “Chasis adaptativo”.

Este mecanismo permite adaptar la suspensión del auto a cada tipo de camino o de conductor. En otras palabras, ofrece la posibilidad de adaptarse al estilo de manejo de cada uno con solo tocar un botón.

La clave es que se puede cambiar la configuración para adecuarla al gusto de cada conductor.

En algunos vehículos de alta gama con el toque de un botón en la consola central se pueden elegir entre tres modos diferentes: Normal, Sport y Comfort. Cada uno de ellos endurecerá o ablandará la suspensión y ajustará las características del tren de transmisión.

Por ejemplo, el modo “Sport” hace más rígida la suspensión y provee mayor respuesta al volante. La sensación es la de manejar un ágil auto deportivo.

Buscar la tecnología

Los elementos de seguridad activa constituyen hoy la principal diferencia a favor de los vehículos de nuevo diseño, en comparación con los que ya tienen muchos años en el mercado.

Por eso, en mercados en los que la renovación de la oferta de las automotrices no es tan frecuente, como en el Mercosur, conocer, exigir y buscar las nuevas características de seguridad es fundamental.

Si buscás estar protegido ante cualquier contingencia, además de chequear que el modelo elegido tenga la última tecnología, prestá especial cuidado al seguro. En ICBC encontrá el plan que mejor se adapte a tus necesidades.