Mantenimiento del auto ¿Cómo cuidar el auto en cuarentena?

Mantenimiento del auto ¿Cómo cuidar el auto en cuarentena?

Publicación: Julio 2020

Un vehículo sin funcionar requiere cuidados especiales. Te contamos cómo realizarlos.

Dejar el auto sin circular durante períodos prolongados de tiempo requiere de ciertos cuidados especiales. De hecho, todos los vehículos son diseñados para un uso frecuente y dejarlos parados puede ocasionar problemas de importancia.

A continuación haremos un recorrido por las medidas preventivas que deben ponerse en práctica para evitar cualquier desperfecto

1. Recargar la batería

mantenimiento del auto
La batería de un coche se recarga automáticamente cuando el motor está en marcha gracias a un elemento llamado alternador.

El hecho es que si no se produce el arranque del motor, la batería no repone su energía y se va agotando con el paso de los días. Sobre todo si se mantienen conectados dispositivos como alarmas.

El resultado de una batería agotada es que el auto ya no puede ponerse en marcha por sí solo y se requerirá de asistencia externa (taller, auxilio mecánico o arrancador de emergencia).
 

Por eso, los expertos recomiendan desconectar la batería para tiempos de inactividad muy prolongados.






Sin embargo, si se tiene el auto a mano, basta con encender el motor una vez por semana por alrededor de 20 minutos. Hay que tener en cuenta que una batería en estado óptimo tranquilamente mantiene la carga suficiente para un arranque durante 20 días o más. Pero con el paso del tiempo la capacidad se degrada y ese período se acorta

2. Mover la mécanica

 

mantenimiento del autoEl correcto juego entre los componentes internos de un auto depende mucho de que estén bien lubricados. Lo mejor para mantener esta condición es el simple uso, que distribuye el aceite en todas las partes que lo necesitan.

En cambio, el paso de los días puede provocar un endurecimiento y un desgaste excesivo cuando se vuelva a circular. Esto aplica a motor, caja de cambio, elementos de dirección y otros.

Entonces, lo más recomendable es hacer circular el vehículo, aunque sea brevemente, cada 10 días. En todo caso, no dejarlo quieto por más de un mes. Y en esos pequeños recorridos no está de más dejar que el motor alcance su temperatura óptima, rotar el volante hacia ambos lados y probar los frenos.

3. Usar los elementos internos

Los dispositivos de confort y eléctricos de un auto también conservan su salud mediante el simple uso. Por eso es bueno tomarse el tiempo para –siempre con el motor encendido para no agotar la batería– subir y bajar los vidrios de las ventanillas, además de encender la ventilación y el aire acondicionado para garantizar su correcto funcionamiento.

Si el ajuste de las butacas tiene movimiento asistido, también se deben accionar.

Tampoco tenés que olvidar, con los vidrios mojados, usar el limpiaparabrisas.

4. Atención a los neumáticos

Mantener las ruedas infladas a la presión máxima indicada por el manual del vehículo es clave. Ocurre que, al permanecer siempre en la misma, posición, las cubiertas pueden deformarse y perder vida útil si están con poco aire.

Por eso, a la salud de los neumáticos también contribuye la circulación programada que se mencionó más arriba.

Otro punto a tener en cuenta es que los neumáticos bien inflados hacen que sea más fácil empujar el auto en caso de que se quede sin batería o sufra algún otro desperfecto.

5. Limpieza

El lavado del auto es fundamental para mantener el buen estado de la pintura. Es cierto que puede requerir cierto esfuerzo –sobre todo si los lavadores no están funcionando–, pero es una prevención que vale la pena.

Hay que recordar que la tierra acumulada, depósitos de pájaros y otros elementos químicos pueden dañar la integridad y la apariencia del exterior del auto.

 

Por último, recordá que la manera de tener un sólido respaldo ante cualquier eventualidad con el auto es contar con un buen seguro. En este apartado, ICBC te permite obtener la mejor cobertura para tu auto a través de compañías aseguradoras de primer nivel.

(*) La vigencia de la información que se brinda en este artículo, corresponde a la fecha de publicación indicada al comienzo.