Aprender mindfulness mejora el rendimiento laboral

Aprender mindfulness mejora el rendimiento laboral

Beneficios e impacto de la atención plena y la meditación en los resultados profesionales.
 

En un contexto en el que las horas extras forman parte de la rutina y las presiones laborales se multiplican, es probable que sientas que tenés poco espacio para relajarte. Por eso, es importante que puedas encontrar un método como mindfulness (también conocido como atención plena) para aplicarlo con disciplina y adoptarlo como un hábito que te permita alcanzar un mejor estilo de vida, y superar tu rendimiento laboral. Porque está demostrado que reducir el estrés y la ansiedad mejora tu salud, además de tu capacidad de responder a los desafíos y exigencias.

Estar atentos

Minduflness - El arte de la atención plena |ICBC
Esta disciplina “es un estado de equilibrio momento a momento. Y esto implica integrar mente y cuerpo; lógica y razón; percepción e intuición. Incluso integrar aciertos con fracasos” define Francisco Vanoni, presidente y vicedirector de Visión Clara, organización pionera en Latinoamérica en la enseñanza del mindfulness y director del programa Mindfulness, Ciencia y Meditación, de la escuela de negocios de la Universidad Torcuato Di Tella (UTdT). 

Aprender esta técnica en la práctica se traduce en ocho semanas en que se realiza un “entrenamiento que desarrolla la capacidad de volver a un equilibrio que es innato”, explica Vanoni. Por ejemplo, puede que en algún momento te hayas enojado para adaptarte a una situación puntual. Pero, si cada vez que pasa algo con lo que no estás de acuerdo o que te desagrade, te vas a enojar, lo que estás haciendo no es adaptarte, sino perder el equilibrio.
 
Por eso, es clave tener en cuenta que la sobre-abundancia de pensamientos que seguramente te invadan en la actualidad, pueden afectar tu salud.

Meditación

Lo que diferencia a mindfulness de otro tipo de meditaciones, es que trabaja sobre la impulsividad y el manejo de las emociones. La idea es poder desarrollar la capacidad de observar sin reaccionar, lo que para nada implica sumisión, sino adquirir “más recursos y herramientas para ser asertivos”, advierte Vanoni. 

Así, la intención no es decirte cómo debés actuar, sino que aprendas a encontrar tus propias respuestas. Es buscar la manera de dejarte llevar por emociones agradables, adaptarte a las nuevas circunstancias y transformarte. Para hacerlo, sólo basta que estés dispuesto a practicar mindfulness a diario. 

Beneficios fundamentales

Minduflness - El arte de la atención plena |ICBC
Desarrolla la capacidad de poder detenerte unos minutos y destinarlos a la relajación y reflexión. ¡Es todo un desafío! 
  • Trabaja la habilidad de estar atento para hacer lo que estés haciendo de un modo eficiente. La atención, además, te permite aprender y ejercitarla te ayudará a desarrollar un patrón de activación neuronal, que tiene más posibilidades de repetirse en el futuro. Es decir que, con el tiempo, sabrás estar más y mejor enfocado en tu presente y las tareas que realices.
  • Pone el cuerpo en acción. “La idea es que se libere del pasado porque el pasado es tensión”, advierte Vanoni. Lo que se hace a partir de algunos ejercicios (como estiramientos) es recuperar el espacio entre tus vértebras, ya que el mismo tiene relación con estados mentales y con el sistema nervioso. A medida que la columna se cierra por la tensión, ésta también llega al cerebro. Por eso, cuando dormís mal y te levantás dolorido, estás de mal humor. Mientras que si estás relajado, empezás el día con otra actitud.

 
Las clases de mindfulness promueven la conciencia corporal. Los ejercicios prácticos se realizan con los ojos cerrados para no estimular visualmente a la mente. Y se guía a los participantes para que sientan literalmente al cuerpo. La idea es “dejar de pensar y para eso hay que empezar a percibir el cuerpo”.

Resultados visibles

Minduflness - El arte de la atención plena |ICBC
Si aún te quedan dudas de cómo puede influir de manera positiva en tu rendimiento laboral mindfulness, quizás es bueno que tengas claro que:

Sentirte mejor y equilibrado como persona va a incidir en tu forma de trabajo.
 
Practicar esta técnica te da la posibilidad de cultivar la eficiencia que implica, en definitiva, lograr el máximo resultado con el menor esfuerzo. 
 
No derrocharás energía. Es decir, no pensarás demasiado en lo que genera tensión y obtura tu sistema nervioso.
 
Aprenderás a gobernar lo que no depende de vos. Es decir, no tendrás el control pero entenderás qué hacer, precisamente, con todo aquello que no está bajo tu poder. No necesitás para eso resignarte, sino tener un rol activo a partir de ejercitar la paciencia y la capacidad de adaptación a las circunstancias.
 
La idea es que luego del curso o taller, puedas aplicar lo aprendido en tu vida cotidiana. Así, es importante que sigas la práctica en la intimidad de tu hogar durante 30 o 60 minutos diarios, a través del material que te entregan en cada clase. Y también lo que se denomina práctica momento a momento que consiste en hacer lo mismo, pero de manera diferente. Podés hacerlo en el trabajo, en el colectivo… estés donde estés.

 

Sería ideal que te animes a encontrar el momento para ejercitarlo y dejar el modo de vida vertiginoso al que tal vez estés habituado. La clave es que puedas responder a tus obligaciones sin necesidad de perjudicar tu cuerpo y mente.