Descubrí qué es y por qué puede ayudarte la Programación Neurolingüística

Descubrí qué es y por qué puede ayudarte la Programación Neurolingüística

Es una disciplina que pone tus neuronas al servicio de una comunicación más asertiva. Personalizada y reveladora, te puede resultar muy útil en tu vida profesional.
 

Gran parte de los conflictos que se producen en empresas y organizaciones, incluso en la tuya, están directa o indirectamente relacionados con problemas en la comunicación. Un malentendido puede generar múltiples obstáculos, complicaciones y crisis. Por eso, es fundamental saber expresar correctamente una idea, evitar que lo que quieras trasmitir sea entendido de manera errónea y que el mensaje se pierda en el camino. 
Para lograrlo, existe una disciplina, la Programación Neurolingüística (PNL), que si bien nació en 1970 (En Estados Unidos) con el objetivo de conocer las claves de la comunicación eficaz, toma fuerza en la actualidad ya que permite a gerentes y emprendedores, entre otros ejecutivos, mejorar la manera en que se comunican. 
Por este motivo, es ideal para capacitar en gestión, ventas y oratoria entre otras aplicaciones.
La PNL se focaliza en las tres áreas de la experiencia comunicacional: programación (pensamiento), neurología (neurociencias y sistema nervioso) y lenguaje verbal y no verbal. 

Motivar a que te escuchen

PNL - Programación Neurolingüística para empresas |ICBC
La comunicación efectiva no es, precisamente, un saber tan popular. Sin embargo, es una de las habilidades sociales clave. De ahí que encontrar el modo de desarrollarla es muy recomendable, y en ese sentido, una opción para tener en cuenta es la PNL.
La psicóloga Débora Chajet es directora de Programación Neurolingüística Buenos Aires, uno de los institutos del país que brindan capacitaciones basadas en esta disciplina. ¿Qué técnicas usan? Entrenamientos vivenciales, role playing (simulación de situaciones) y cuestionarios o discusiones grupales, entre otros ejercicios. 
“Necesitamos gestionar nuestras emociones para auto-motivarnos cuando algo no funciona y mantener la calma en situaciones estresantes. Precisamos ser claros en los pedidos e instrucciones y poder interpretar de manera adecuada lo que nos dicen”, expresa Chajet. 

Según ella, si, por ejemplo, lo que te interesa es motivar a un cliente o a equipo de trabajo, lo fundamental es que sepas cómo hablar su idioma, en el sentido de entender y manejar sus códigos de comunicación. De ese modo, te escucharán verdaderamente, lo que hará posible que tu mensaje efectivamente llegue.

Algunos ejercicios

PNL - Programación Neurolingüística para empresas |ICBC
El primer paso es poder crear un vínculo de confianza y armonía con colegas y clientes. Si te preguntás cómo, Chajet te explica que “una herramienta muy útil, por ejemplo, es la técnica del espejado. Es decir, reflejarnos como en un espejo. La opción más sencilla es adoptar de manera sutil una postura similar a la de la otra persona, sin caer en la mímica. También podemos reflejar gestos, tipos de palabras o modos de hablar. Todas estas opciones se ensayan en el contexto de las clases hasta que se pueden poner en práctica de modo natural”. 
En este sentido, te recomendamos, también, que leas la nota sobre lenguaje corporal que te será muy útil para entender los mensajes que te trasmiten otros, más allá de las palabras que usen.
La formación completa en PNL lleva dos años y posee dos niveles, uno básico y uno avanzado (aunque hay un tercer nivel orientado a los que se dedican a la capacitación y la enseñanza). También se ofrecen talleres temáticos más breves, en los que se practican algunas de las técnicas más importantes.
“Sea cual sea la opción elegida -seminarios, talleres- siempre se van a aprender estrategias de pensamiento útiles para organizar los problemas de manera operativa y se van a ejercitar técnicas de comunicación”, comenta Chajet. 
 

Al trabajo

PNL - Programación Neurolingüística para empresas |ICBC
En entornos laborales, la PNL puede permitirte alcanzar siete objetivos, según asegura Chajet. Estos son:
1. Crear un clima laboral agradable.
2. Fomentar la cooperación.
3. Aumentar la capacidad de escucha. 
4. Resolver conflictos interpersonales. 
5. Liderar equipos de trabajo de alto rendimiento. 
6. Negociar 
7. Conocer mejor a los clientes y generar argumentos de venta más potentes. 

 

A nivel individual, esta disciplina puede servirte para auto-liderarte, ser más preciso y asertivo y para expresarte con mayor fluidez y seguridad. También, para manejar el estrés, ser más creativo y flexible y mejorar la toma de decisiones, entre otras cosas. 

 

 

Tu mente también puede entrenarse para alcanzar tus sueños y metas. Ya tenés toda la información que necesitás, para adentrarte en este universo donde el límite lo ponés vos.