Orientación vocacional, la clave para definir tu profesión

Orientación vocacional, la clave para definir tu profesión

¿No sabés qué estudiar? Claves para identificar cuál es tu perfil profesional y consejos para ayudarte a pensar cómo optar por la carrera más adecuada.

Elegir una carrera de grado o profesión es un paso que puede generar un poco de vértigo, porque implica pensar en el futuro a corto, mediano y largo plazo. 
Pero, si no tenés claro cuál es tu vocación, lo mejor es que no desesperes. La idea es ayudarte a que puedas identificar cuál es la profesión en la que vas a desarrollarte en los próximos años.
Y, para eso, lo primero que tendrías que saber es que hay especialistas, talleres y test que pueden orientarte a descubrir lo qué te gustaría estudiar y, sobre todo, de lo que te gustaría trabajar porque, no necesariamente, ambas preferencias coincidan.

 

Camino a la meta

Para guiarte en esta búsqueda tan personal, es importante que tus primeros pasos sean:

Orientación vocacional para estudiantes |ICBC

 

  • Metas. ¿Con qué soñas? ¿Hacia dónde te gustaría ir? ¿Qué quisieras tener y lograr? ¿En quién te gustaría convertirte? Pueden ser algunas de las preguntas para formularte que tal vez te guíen a un grupo interesante de carreras.
  • Informarte. Quizás haya trabajos y carreras que no conocés en profundidad, porque no son opciones tradicionales, pero que podrían interesarte. Además, quizás asocies una profesión con un trabajo y un estilo de vida que puede no ser tal como lo imaginás. Informándote podrás desterrar mitos o representaciones que quizás fueron ciertas en un tiempo, pero que en una realidad tan dinámica como la actual, han cambiado.
  • Pensar cuáles son tus intereses y gustos. Ellos podrían unirte a una serie de profesiones entre los cuales podría estar tu carrera.
  • Reflexionar acerca de tus habilidades y experiencias. Es muy útil el autoconocimiento. Saber en qué sos hábil y en qué podrías aportar si tuvieras más capacitación, así como advertir cuáles son tus potencialidades.
     
  • Concientizarse. Está muy bien ser ambicioso y apuntar alto y para esto es clave saber qué posibilidades laborales podrían tener las profesiones que más te interesen.
  • Priorizar el trabajo. No basta con que veas los programas de las carreras de grado, porque quizás te guste más la práctica que la teoría. Lo importante es que de verdad te apasione el trabajo que vas a hacer, aunque eso implique estudiar por algunos años algunas nociones y temas que no te atraigan tanto.

 

 

Proceso de búsqueda

Orientación vocacional para estudiantes |ICBC


Si bien no hay una edad ideal para buscar orientación, un buen momento podría ser uno o dos años antes de terminar la escuela secundaria para poder reflexionar, reunir información y analizarla con tiempo y tranquilidad hasta poder tomar una decisión. La idea es que puedas tener herramientas para poder elegir con conciencia.
De todos modos, “hay que desdramatizar los errores en la elección de la carrera. Es común empezar con una y luego de un tiempo avanzar con otra. De todos modos, si hicieras bien la orientación, tenés menos chance de que eso ocurra”, advierte Mercedes Núñez, jefa de coordinación de los talleres de orientación vocacional de la Fundación UADE.

Allí se ofrecen de manera gratuita e invitan a los jóvenes interesados a que “respondan a un cuestionario general del cual surge una primera referencia de distintas orientaciones para, posteriormente, entrar en contacto con un plantel de psicólogos que los ayude a identificar, en forma personalizada, las prioridades”.
Asimismo, Nuñez comparte más advertencias y reflexiones a las que deberías prestarles mucha atención.

 

 

Orientación vocacional para estudiantes |ICBC

 

1) El curso o taller implica el primer paso del proceso de elección de una profesión u oficio y no el último. Es probable que te vayas a tu casa no con una, sino con cuatro o cinco opciones para tener en cuenta.

2) Es importante que identifiques y diferencies un hobbie de una carrera. No es lo mismo que te guste, por ejemplo, tocar la guitarra el fin de semana con una banda, que dedicarte a ser un músico profesional. 

4) Más allá del taller, curso o test que realices, es clave que solicites entrevistas con directores de carreras de las orientaciones que parecen serte más afines. A ellos podrás preguntarles no sólo por los programas, sino también por la salida laboral, las dificultades relativas a esas profesiones, las oportunidades que tal vez no imaginabas que tenían y todas las dudas que se te presenten. 

5) Te conviene visitar más de una universidad para tener un espectro verdaderamente amplio, poder comparar y seguir informándote.
 

6) Buscá experiencias vivenciales. Esto implica realizar algún curso o visitar un lugar en el que puedas ver de qué se trata en la práctica la profesión para tener una noción más concreta. Esta etapa, al igual que la charla que tengas con los distintos directores de las carreras, será esencial para ayudarte a no tomar decisiones basadas en prejuicios y expectativas familiares. Porque “es distinta la entrega y el entusiasmo que vas a tener si te dedicás a lo que te gusta que a lo que te mandaron a estudiar”, sintetiza Nuñez.

7) La salida laboral depende, en gran  medida, de cómo conduzcas tu carrera y de la pasión que pongas al ejercerla. “Si uno se prepara para aquello que le gusta, va a encontrar alguna alternativa”, señala la vocera de Fundación UADE y aclara que no hay que olvidarse de que nadie tiene el futuro comprado.

8) Hay que tener en cuenta que muchas carreras tienen potencial para que desarrolles emprendimientos, en lugar de que obtengas trabajo en relación de dependencia. De modo que, si pensás que tenés empuje y constancia, podrían ser opciones para vos. Tal vez seas demasiado joven como para poder pensar en emprender un proyecto personal. Por eso, los directores de la carrera podrán ayudarte a entender sus implicancias. También podés buscar más información en el sitio del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y anotarte a los cursos y talleres que se proponen para impulsar nuevos emprendimientos.

 

 

Dejarse ayudar

Orientación vocacional para estudiantes |ICBC

Son muchas las universidades que te ofrecen apoyo para identificar cuál podría ser tu vocación. La Universidad de Buenos Aires (UBA), por ejemplo, a través de la Dirección Técnica Programa de Orientación al Estudiante dependiente de la Secretaría de Asuntos Académicos,  te permite realizar talleres virtuales, pedir orientación online, conocer las carreras disponibles y acceder a más información útil. 
También la Universidad del Museo Social Argentino ofrece guiar incluso a adultos que desean repensar sus elecciones profesionales. Y la Universidad de Palermo te acerca un test vocacional online gratuito.

El proceso de elección te abre la puerta a una nueva etapa en tu vida en la que además de mucha responsabilidad y libertad, tendrás muchos beneficios y satisfacciones. De hecho, si tenés entre 18 y 29 años, el banco te ofrece ICBC Start, una alternativa que te permite, si estás estudiando  (y habiendo aprobado cinco materias en la facultad) o trabajando, acceder a tu primera tarjeta de crédito con ventajas como un 10% de ahorro en las cuotas de tu universidad y un 20 % en el abono de tu celular, entre otras, adhiriendo los pagos al débito automático. Si querés conocer más beneficios de esta propuesta, entrá aquí.

 

El proceso de selección de tu futura carrera es un momento por demás importante en tu vida. Por eso, es mejor transitarlo con tranquilidad y prestando atención a cada etapa. Aprovechá las herramientas que tenés a tu alcance para poder disfrutar del camino hacia nuevas oportunidades.

 

Formarte como profesional es una decisión que traerá sus frutos, sin duda. Mientras continúas enfocado en construir tu futuro, queremos que conozcas ICBC Start, una propuesta llena de beneficios, pensada para estudiantes y emprendedores como vos.