Z7_9216HH42MOQIF0QJB2H76LOTE5
Z7_9216HH42MOQIF0QJB2H76LOTE7
Z7_9216HH42MOQIF0QJB2H76LOTU4

Claves para empezar un negocio desde cero

Claves para empezar un negocio desde cero
Z7_9216HH42MOQIF0QJB2H76LOTU6
Z7_9216HH42MOQIF0QJB2H76LOTU5


Publicación: Julio 2021

En esta nota, tips de expertos para emprender y transformar tu talento y habilidades en una idea de negocio rentable


Muchas veces, es en los momentos difíciles en los que aparecen las ideas, el talento y la innovación de la mano de emprendimientos que –en un determinado plazo de tiempo– se terminan convirtiendo en un modelo de negocio rentable.

Claro que al principio no es fácil. “Los emprendimientos no generan dinero inmediatamente. Es un proceso largo. Emprender lleva un tiempo de maduración. Quizás, deberías pensar cuáles son tus fortalezas y, en base a eso, entender si hay o no una necesidad en el mercado. Esto es clave porque, a veces, tenemos la fortaleza, pero no podemos linkearla con la oportunidad”, expresa Alejandra Leguizamón, directora de Arte Publicitaria y coach ontológica. En 2017, esta experta creó Mamá Emprende, una escuela online para transmitir su conocimiento.


Consultada sobre cuáles son las claves para un negocio desde cero, la mentora comparte tres consejos para comenzar a emprender:

1. Comenzá siempre con el “PMV”

El Producto Mínimo Viable (PMV) es un concepto que el autor Eric Ries propone en el libro Lean Startups para crear empresas rápido y sin pérdidas de tiempo ni dinero. 

La idea de este método es sacar con rapidez al mercado el “producto o servicio” para ver si este funciona validando con el mercado. 

Este producto seguramente no sea de la mejor calidad que podrás dar (es lo mínimo viable). Pero esa es la idea: salir con algo que quizás no sea lo óptimo, ni con la infraestructura que imaginabas pero que cumpla con lo mínimo de tus expectativas ya que el objetivo es comprobar si hay gente dispuesta a comprarlo o no.

Tal como propone Eric Ries, el PMV se trata de empezar con la menor inversión posible para testear si ese producto o servicio funciona. ¡Si funciona se mejora y se sigue invirtiendo! Y, en caso que no, por lo menos no perdiste plata ni tiempo. Pero, sobre todo, si no funciona, podrás pivotear y rediseñar tu propuesta de valor.

Z7_9216HH42MOQIF0QJB2H76LOTU7


2. Enfocate en un nicho de mercado

Encontrar un nicho de mercado (si recién empezás), y descubrir nuevos nichos a lo largo del tiempo (si ya tenés un emprendimiento formado), es fundamental para construir un negocio exitoso. Sin embargo, saber qué mercado atacar ¡puede ser un desafío para muchos emprendedores!

Es clave conocer la definición de “nicho de mercado” para entender en profundidad el concepto: es una parte poco o nada atendida de un gran grupo de consumidores, una oportunidad oculta dentro de una rama de negocios amplia y competitiva.

Cuando hablamos de "mi negocio” es mucho más importante ser relevante para un grupo reducido de personas, que ser una marca más del montón. Mientras mejor enfocada tengas tu propuesta de valor, mayor impacto vas a lograr.


El secreto para tener éxito en cualquier nicho es conocer a fondo tu mercado, y hablarles sólo a esas personas. En este sentido, es muy importante que te hagas estas 10 preguntas para definir tu nicho y desarrollar una comunicación efectiva:

1. ¿Por qué quiero trabajar en ese mercado?

2. ¿Realmente conozco el problema que estoy tratando de resolver?

Z7_9216HH42MOQIF0QJB2H76LOT11


3. ¿Cuál es mi calificación para resolver este problema?

4. ¿Hay un grupo de personas afectadas por este problema?

5. ¿Qué puede suceder con ellas si no se resuelve este problema?

6. ¿Cuáles son los principales intereses de las personas que sufren este problema?


7. ¿Cuáles son las necesidades de esas personas?

8. ¿Qué ofrecen mis competidores como solución?

9. ¿Qué diferencial pretendo ofrecer?

10. ¿Alguien pagaría por una solución?

 

 

 

3. Mentalidad de Mejora Constante

Para poder sobresalir del resto de las marcas, necesitarás también tener una mentalidad de “mejora constante”. Una vez que hayas encontrado a quién hablarle (nicho) y qué servicio o producto ofrecerle, viene la etapa de la mejora constante:

-Escuchá a tu cliente siempre (cada crítica te ayuda a mejorar). 

-Entendé los procesos de compra, ¿cómo podés mejorar esos procesos? 

-Agregá valor a tus productos o servicios con una excelente atención al cliente. 

-Mejoralo, mes a mes, año a año. Un producto o servicio que se mantiene fijo en el tiempo, y no mejora, es un producto 

-Tu cliente muta, cada vez más rápido. Tenés que estar atento/a a esos cambios de consumo y cultura, para accionar rápido y cambiarlo en tu propuesta de valor.

Esta es la base, según Leguizamón, que deberías considerar para arrancar tu negocio desde cero. Claro que, también, es importante mirar la competencia para conocer tu diferencial, el feedback del cliente –saber leerlo, escucharlo, saber que le gusta o no de tu producto– y, para todo ello, ¡hoy las redes sociales son una herramienta clave!

Y recordá que si sos cliente ICBC ahora contás con MODO en ICBC Mobile Banking, un modo más fácil, conveniente y seguro de usar tu dinero y una interesante opción de pago para tus potenciales clientes. 

Z7_9216HH42MOQIF0QJB2H76LOT13

Z7_9216HH42MOQIF0QJB2H76LOTH0

Z7_9216HH42MOQIF0QJB2H76LOTH2

(*) La vigencia de la información que se brinda en este artículo, corresponde a la fecha de publicación indicada al comienzo.