Home Office: Cómo motivar a un equipo de trabajo a la distancia

Home Office: Cómo motivar a un equipo de trabajo a la distancia

Publicación: Septiembre 2020

El teletrabajo se convirtió en uno de los grandes desafíos que las empresas debieron afrontar para continuar operando. Recomendaciones para incentivarlos a la distancia.


Como motivar a tu equipo a distancia
Este año, el teletrabajo presenta grandes desafíos, tanto para los equipos virtuales como para los líderes, que una vez superados, la motivación de los equipos se verá favorecida.
Sobre todo en el actual contexto, resulta fundamental la confianza entre los integrantes de un equipo, tener una definición clara de tareas, establecer horarios y gestionar correctamente el tiempo. También, saber comunicarse con diferentes estilos de perfiles, contar con un ambiente alejado de la distracción y aprender a trabajar con una falta de “cultura de escritorio”.  

Consultada al respecto, Barbara Toth, CEO de la consultora FESA Group Argentina, advierte que “en este momento no estamos vivenciando el teletrabajo”. 
Es que, tal como explica, “el concepto de home office o trabajo remoto no estaba pensado para una pandemia dónde los roles personales y profesionales se confunden mucho”.
En cuanto a los líderes, la experta en consultoría y Recursos Humanos expresa que hoy “tienen el desafío de asegurar que todos estén trabajando para la misma meta, lograr una cultura de “comunicación” y liderar con el ejemplo”. ¡Tareas nada fáciles! 

Cómo incentivar al personal a la distancia

como motivar a tu equipo a distancia
El líder debe poder entender el perfil de cada miembro de su equipo y debe tener en cuenta dos aspectos clave de su rol de liderazgo: ser afectivo y, además, efectivo.
Y, para lograr la motivación del personal en el actual contexto de pandemia, desde FESA Group detallan lo que deberían hacer quienes tienen grupos o personas a cargo:

  • Promover el trabajo en equipo, la colaboración y coordinación. Pensar en cómo trasladar los equipos de un modelo más tradicional hasta un nuevo modelo de trabajo en equipo, mucho más orientado hacia afuera y al mundo externo.
  • Practicar el "liderazgo de red" como una habilidad de gestión de personas en la era digital
  • Cuando finalice la crisis, analizar las lecciones aprendidas para ver qué se puede implementar en períodos estables

     
  • Organizar momentos de interacción virtual con el personal (happy hours, desayunos, momentos de reconocimiento y celebración)
  • Tomarse el tiempo para escuchar individualmente a sus empleados para comprender lo que sienten y necesitan.
  • No llenarles las agendas con reuniones innecesarias.
  • Comunicar qué tipo de líder es a su equipo y stakeholders. Especialmente en las crisis, las personas necesitan mucha más claridad sobre qué tipo de líder tienen.  
  • Conectar el propósito de las personas con el de la empresa.  
  • Mantener una comunicación abierta, asertiva y específica, con hechos, datos y nombres.
  • No encerrarse en la generalización. Por el contrario, en el actual contexto es muy importante ser claro y conciso.
  • Mapear los trabajos y tareas que pueden verse afectadas. “¿Se puede hacer esta tarea online?” Y “¿Se puede implementar este proceso sin una presencia física?” serán, por ejemplo, algunas de las preguntas que deberán hacerse.
  • Promover la cultura del trabajo remoto, incluso más allá de la persona, enfocándose en mejorar la cultura organizacional a través de esta nueva forma de trabajo.
  • Hacer un seguimiento de la adaptación de los empleados a estos cambios inesperados para mejorar los procesos y reconocer a aquellos que están en mejores condiciones de responder a estas innovaciones/implementaciones/ desafíos.
  • Crear equipos transversales, incluidos líderes de línea, capital humano, comunicación, TI.
     

“Hoy estamos escuchando mucho el término de “líder sanador”, es decir, líderes que quieren obtener resultados de negocio a través de consciencia y focalizando mucho más en la misión que en el lucro para tener un mayor impacto en el mundo”, cuenta Toth desde FESA. Y, seguramente, en medio de la pandemia, ese sea el mejor camino a seguir.

(*) La vigencia de la información que se brinda en este artículo, corresponde a la fecha de publicación indicada al comienzo.