Claves para que estudiar y trabajar sea sinónimo de éxito

Claves para que estudiar y trabajar sea sinónimo de éxito

Saber organizarse es fundamental.

Pero hay mucho más a tener en cuenta si pretendés que tu esfuerzo sea una ventaja competitiva frente a otros perfiles profesionales. 

 

Trabajar mientras se estudia una carrera universitaria dejó de ser sólo una alternativa para quienes deben hacerse cargo de los gastos que genera su capacitación profesional. Hoy, elegir este camino es también una manera de adquirir experiencia y transformarse en un perfil atractivo para potenciales empleadores. 

Es que estos candidatos son vistos como “sinónimo de voluntad, de capacidad de organización, de orientación a los objetivos, de saber trabajar en equipo y de habilidades para aplicar la teoría a la práctica”, revela la relacionista pública Rosana Garbagnati, responsable de Servicios de la Dirección Nacional homónima de Adecco, la reconocida firma de Recursos Humanos. 

Ella también señala que las empresas buscan perfiles de empleados con esas características para ir formándolos y porque, además, consideran que están en contacto con ideas actualizadas o novedosas.

Por ello, suelen ser flexibles y darles días libres de estudio o inclusive la posibilidad de trabajo a distancia o en espacios coworking, junto a profesionales de disciplinas y rubros diversos. Incluso, si se atrasaran en recibirse uno o dos años, podría no ser un problema. Porque, lo que se evalúa finalmente, es la actitud del candidato frente a sus responsabilidades. 

Condiciones laborales

estudiar y trabajar


Si buscás empleo, entonces, que sea uno que se relacione con la carrera que estás estudiando. De esta manera, tal como indica Garbagnati, podrás “desarrollar tu perfil profesional e insertarte en el mercado, además de ganar experiencia”. Sino, probablemente tenga poco sentido consagrarse a dos tareas tan demandantes. 

La especialista también recomienda optar por un puesto con horario part-time. Sobre todo en los primeros años de la carrera, “hasta acomodarse al hábito de trabajar y estudiar al mismo tiempo”.

Cuando ya estés más cerca de recibirte, sí vale la pena buscar alternativas full-time. “Lo importante es poder combinar los horarios de estudio con los del trabajo, teniendo en cuenta el tiempo que insume viajar desde y hasta el empleo, la institución educativa elegida y la vivienda”, advierte Garbagnati.

Pautas de organización

icbc-estudio-trabajarHay que entender que cada responsabilidad requiere de suficiente dedicación. Por eso es útil que sigas estos consejos:

  1. Tener una agenda para organizar plazos de entrega, reuniones, fechas de exámenes y demás responsabilidades.
     
  2. Usar el tiempo libre de manera inteligente. Por ejemplo, aprovechar a leer y estudiar durante los trayectos en subte o colectivo. 
     
  3. Establecer plazos realistas y comprometerse a cumplirlos. Una buena idea es destinar una
    o dos horas diarias al estudio. No hay que olvidarse tampoco de reservarse períodos de ocio y descanso. Y “recordar que el esfuerzo que se realiza tiene que ver con lograr una meta. Eso va a ayudar a mantenerse motivado”, señala Garbagnati. 
  4. Aprender a decir que no y a ceder tareas. Hay que dejarse ayudar por compañeros de trabajo o por la propia familia, y no pretender responder a todos los frentes al mismo tiempo. 
     
  5. Dormir ocho horas por día. La especialista de Adecco subraya que “si se puede estudiar todos los días un poco, no va a ser necesario quedarse despierto toda la noche”.
     

    Tratá de tomarlo con calma pero con responsabilidad, sin olvidar que es un desafío más que, si ponés en práctica a partir de estas pautas que te acercamos, vas a superar con éxito. Animate a construir tu futuro. ¡Empezá hoy!