Vos podés ser parte de una experiencia distinta: estudiar un posgrado en el exterior.

Vos podés ser parte de una experiencia distinta: estudiar un posgrado en el exterior.

Si pensaste en la idea de tener una experiencia académica fuera del país, tal vez sea tiempo de concretarla.

Guía para responder muchos de los interrogantes que plantea este desafío.

Tres puntos de partida

estudio-posgrado-exterior


1. Es esencial que tengas claro en qué áreas te gustaría especializarte o ampliar información para poder limitar la búsqueda del posgrado de un modo efectivo y no ahogarte en el mar de propuestas. También es importante que disfrutes  de lo que elijas, ya que marcará el camino profesional que estás a punto de encarar. Te ayudará, además, a mantenerte motivado.​

2. Es recomendable que investigues cuáles son los temas que, dentro de los que más te interesan, podrían significar un mayor crecimiento profesional para vos. En ese sentido, es esencial que te preguntes “el motivo por el cual estás decidiendo hacer un posgrado. Porque en función de eso -si lo hacés porque querés incrementar tus ingresos, ser promovido, generar networking, aprender más, o porque es un requerimiento de la compañía en la que estás para poder crecer, entre otras razones- deberías elegir la universidad que mejor responda a ese propósito”, advierte Matías Ghidini, General Manager de la compañía de RR.HH Ghidini Rodil.

 

3. En función del tiempo que quieras dedicarle y el nivel de profundización que pretendas, tendrás que elegir entre especializaciones, maestrías y doctorados. Hay que tener en cuenta que:

icbc-estudio-posgrado-exterior

  • Carreras de especialización: son los posgrados más cortos; duran alrededor de un año. Te serán útiles si querés adentrarte en temas o competencias puntuales de tu profesión, como conocimientos teóricos o técnicos, que  hayas tratado con menor nivel de profundización durante tu carrera de grado. En general, para obtener el título, debés presentar un trabajo final.
  • Maestrías: duran entre uno y dos años y profundizan aún más aspectos teóricos, metodológicos, tecnológicos, de gestión o artísticos, ligados a tu campo profesional. Hay opciones que requieren dedicación part-time y otras full-time, por lo que es clave que consideres este dato a la hora de elegir una maestría. Para obtener el título, suelen exigir un trabajo de investigación, presentación de un proyecto, tesis o alguna otra propuesta académica que acredite que sepas aplicar los nuevos conocimientos y enlazarlos con los que ya habías adquirido durante tu carrera de grado y experiencia laboral.
  • Doctorado: si lo elegís, alcanzarás el máximo nivel académico. Son los más exigentes y para finalizarlos es preciso desarrollar una tesis que implique un aporte destacado y novedoso al campo profesional en el que estás inmerso. Precisamente por su complejidad y exigencia, te demandará entre cinco y ocho años de dedicación.
 

Avanzar hacia la decisión

icbc-estudio-posgrado-exterior


Cuando ya estás más orientado respecto al rumbo profesional que querés transitar, es tiempo de acercarte a la decisión final. 
 
1. Deberías tener en cuenta tu presupuesto. No sólo invertir en el posgrado en sí mismo, sino también en los gastos que vienen de la mano de una experiencia académica en el exterior. Es decir, costos de alojamiento, alimentación, movilidad y extras. De todos modos, “hay universidades que ofrecen programas de posgrado que incluyen ya en su propuesta económica el alojamiento en sus campus y el servicio de comidas principales”, aclara Ghidini.
 
2. Si querés conocer los programas a los que podrías aplicar, podés consultar el Programa de Becas Internacionales del Ministerio de Educación de la Nación, las propuestas de la OEA o de Fullbright para estudiar en Estados Unidos, entre otras tantas opciones que podrían interesarte. Hay becas que son totales y otras parciales, por lo que es recomendable que dediques tiempo para analizar cuáles se adecúan a tus necesidades.
 
3. Puede ser interesante realizar un pequeño listado de los tres países que te gustaría o te parece que sería más adecuado elegir, ya sea por seguridad, por la oportunidad de perfeccionar el idioma, por el complemento que te ofrecer vivir un tiempo allí, por intereses culturales y demás razones que pueden sumarse a la más importante: el posgrado que finalmente elegirás. Porque si bien también podrías cursar una especialización, una maestría o un doctorado online para evitar los costos que implica el viaje y la permanencia en un país extranjero, y con la ventaja adicional de tener horarios flexibles sin tener que dejar a tus afectos y actividades locales; lo cierto es que tener la experiencia de vivir por un tiempo en otro lugar es única, y probablemente irrepetible. Además, siempre suma en tu cv, y será una experiencia especialmente valorada por tus potenciales empleadores. 

 

4. En función de esta elección, podés avanzar en la búsqueda de la universidad y el posgrado indicado. Aquí podrás encontrar ayuda para identificar las propuestas más atractivas. Además, te recomendamos que consultes el ranking 2017 que lista las mejores ciudades para estudiantes internacionales. Te adelantamos que las primeras tres son Montreal, París y Londres.

Virtudes que hacen la diferencia

icbc-estudio-posgrado-exterior
Probablemente, si ya realizaste todos los pasos previos, haya más de un posgrado que te interese. Para colaborar en tu elección, no olvides que:

  • La experiencia profesional siempre tiene mucho valor. Lo ideal es que el posgrado que elijas te ofrezca la posibilidad de hacer prácticas en empresas del país o la región en que vayas a cursarlo.
  • El perfil del alumnado te dará una noción de qué clase de posgrado estás por realizar. No es lo mismo si son recién graduados, que si ya llevan un tiempo considerable desarrollando su perfil profesional.
  • El recorrido académico y el prestigio que acrediten los profesores que te darán clase, también te permite tener una referencia de la calidad educativa del posgrado.

 

 

 

Si ya elegiste el posgrado que querés hacer en el exterior y conocés sus requerimientos, deberías “empezar a aplicar con un año de anticipación”, según recomienda Ghidini que, de todos modos aclara que el tiempo dependerá de cada universidad.
Lo cierto es que en poco tiempo más, bien podría ser un gran momento para que cumplas tu sueño de vivir una experiencia académica internacional.