Rio de Janeiro: qué hacer en 24 horas

Rio de Janeiro: qué hacer en 24 horas

Además del clásico Corcovado o el Pan de Azúcar, hay muchas alternativas para disfrutar en una ciudad que combina playa, ritmo y buena gastronomía.

Actividades, turismo y gastronomía en Río de JaneiroRio tiene un encanto innegable. Su gente, su ritmo, los imponentes paisajes naturales y su variada y sofisticada oferta gastronómica la vuelven un destino fundamental en la región. 

Sin dudas, una de las postales más tradicionales de esta ciudad es el Pan de Azúcar, un morro de cerca de 400 metros de altura que, tras un viaje en teleférico, ofrece espectaculares vistas, especialmente de toda la franja costera. 

La otra es el Cristo Redentor, la enorme estatua ubicada a más de 700 metros sobre el nivel del mar y cuya imagen recorrió y sigue recorriendo el mundo. 

Sin embargo, Rio de Janeiro es mucho más que estas dos atracciones. Basta alejarse un poco de la costa para descubrir una ciudad realmente vibrante y amigable con los turistas.

Si bien hay mucho por conocer y recorrer, a punto tal que amerita quedarse varios días, te presentamos una guía rápida con actividades para hacer en menos de 24 horas y llevarse algo más que una foto del Corcovado. 

Por eso, si vas a Rio de Janeiro –recordá que a través de ICBC Store podés comprar pasajes y contratar hoteles en Brasil, con la posibilidad de pagar en cuotas y con interesantes beneficios- chequeá estos tips para moverse como un carioca más.

Ferias de productores

Actividades, turismo y gastronomía en Río de Janeiro
En zonas como Leblon, Ipanema y Cocapabana hay una gran feria itinerante de productores. Lo ideal es chequear el calendario y visitarla. Si vas bien temprano, vas a encontrar puestos de los más variados, donde venden especias, peces y mariscos y frutas de las más exóticas. 

Es muy pintoresca y te ofrecerá la posibilidad de conocer de lleno parte de la cultura gastronómica de un país vasto. Además, los colores exuberantes te van a garantizar excelentes videos y fotos para Instagram. 

Si para activar necesitás de un buen café, lo mejor es no quedarse en el hotel y conocer más la ciudad. Ideal arrancar por Leblon, un tradicional barrio que linda con Ipanema y que ofrece calles tranquilas y muy arboladas, súper amigables para conocerla de a pie. 

Además de tiendas exclusivas, está plagado de pequeños barcitos con mesas en la vereda, muchos de ellos especializados en ofrecer diferentes variedades de café.

Nunca olvides ir con un calzado muy cómodo. Porque una mañana perfecta es ir desde Leblon hasta la península que divide Ipanema de Copacabana, conocida como Pedra do Arpeador. Son unos 4 kilómetros de extensión hasta ese punto donde golpean las olas y te permite tener una vista imperdible del frente costero. 

Actividades, turismo y gastronomía en Río de Janeiro
Muchos no lo saben pero Rio de Janeiro, además de tener lindas playas, tiene un casco histórico antiguo, que tiene una atmósfera más bohemia. 

Si querés visitarlo entonces, a muy pocas cuadras de la playa vas a poder tomarte el subte, que te va a dejar justo en el centro. 

Si llegás a la hora del almuerzo, entonces no te pierdas la posibilidad de visitar la Confiteria Colombo, un gran edificio de dos pisos, inaugurado en 1894 y que cuenta con un ascensor antiquísimo. 

Allí, además de poder degustar platos típicos de la gastronomía brasileña, vas a tener la posibilidad de probar su exquisita pastelería. Todo esto, rodeado de un estilo art nouveau que sin dudas te va a transportar hacia el pasado.

Desde allí, un plan interesante es ir caminando –son unas 15 cuadras- hasta el Museu do Amanhã  (Museo del Mañana), un imponente edificio de estilo futurista que se emplaza frente a la costa y que fue inaugurado en 2015. 

 

Es un museo dedicado a la ciencia y lo interesante es que, independientemente de si lo recorrés por dentro o no, caminar por sus alrededores ya justifica la visita. 

Cuando regreses, será imperdible hacer una visita al Jardín Botánico, un espléndido espacio de más de 150 hectáreas que funciona como un enorme pulmón y como un oasis en medio de la ciudad. Si estás allí recorré el Paseo de las palmeras imperiales, una de las postales clásicas de Rio. 

Actividades, turismo y gastronomía en Río de Janeiro
A un par de cuadras, vas a tener otro paseo imperdible: la Lagoa, un circuito que muchos cariocas disfrutan para hacer ejercicios y caminatas todos los días. 

En sus más de 7 kilómetros de recorrido, vas a encontrar diferentes vistas de la ciudad. Para no cansarte tanto y recorrerla de punta a punta, es ideal alquilar bicicletas. 

Allí, al atardecer, en una ambiente muy relajado, frente a la laguna y mirando hacia el Cristo Redentor, justo detrás del Club de Remo, hay un par de food trucks que ofrecen platos rápidos y típicos para picar.

Más tarde, si querés ir de compras al aire libre, recorré la rua Visconde de Pirajá, en iPanema, un corredor que nuclea casas de moda, decoración y librerías. 

Y, si querés cerrar el día con una comida rápida y descontracturada y estás nuevamente cerca del barrio donde arrancaste tu día, visitá uno de los grandes clásicos: Galeto do Leblon, un restaurante familiar que solo es frecuentado por los locales. 

A unos metros de allí, para cerrar la noche y tomar una caipirinha bien hecha, entonces tenés que conocer Jobi, un pequeñísimo local que no está en muchas guías de viajeros y que es una verdadera perlita, por su ambiente divertido y muy relajado.