Guía para crear tu propio rincón enológico

Guía para crear tu propio rincón enológico

En esta nota compartimos las recomendaciones de una especialista para tener  una bodega en tu hogar y conservar, beber y disfrutar a pleno de tus vinos. 

Si te gusta el vino, sabrás que puede acompañar cualquier ocasión a la perfección. Y, más allá de lo que pueda indicar cualquier enólogo, bodeguero o catador profesional sobre las características de una u otra etiqueta y los bemoles de su elaboración, la última palabra siempre la vas a tener vos. 
Vinotecas para el hogar - Rincones enológicos |ICBC


Beber un vino es una ceremonia y un momento especial tanto si lo hacés en un evento como sí tomás una copa en tu casa, después de un día agitado de trabajo. Por eso,  vale la pena que conozcas algunas pautas, consejos y secretos que te permitirán disfrutar más y mejor de esta bebida.
La prestigiosa sommelier argentina Marina Beltrame, directora general de la Escuela Argentina de Sommeliers (EAS), destaca que siempre su intención “es minimizar las necesidades ligadas al vino proque, en definitiva, lo importante es beberlo y disfrutarlo sin más”. Lo que implica que también puede ser divertido –y un pequeño lujo personal- sumar atractivo al asunto, y lograrlo en tu propia casa.

A qué prestar atención

Vinotecas para el hogar - Rincones enológicos |ICBC
A la hora de comprar un vino, es clave que sepas que el 90 por ciento de los que se elaboran en Argentina –donde abunda la calidad- se encuentran dentro de la categoría de los denominados “jóvenes”. Esto indica que deben beberse a corto o mediano plazo. Nada de guardarlos por mucho tiempo  porque, al contrario de lo que se suele decir, con los años, –excepto los que son especialmente de guarda- no mejoran, porque fueron creados para ser degustados sin espera. 
Vale decir, además, que hay exquisitas opciones a precios muy accesibles por lo que no precisás invertir demasiado dinero ni tiempo en encontrar una amplia gama de etiquetas que te deleiten. De hecho, tal como señala Beltrame, “la mejor inversión que podés hacer es en buenas copas de cristal” ya que está totalmente desaconsejado beber el vino en un vaso o copa de vidrio “porque tiene una rugosidad que opaca todo. La diferencia aromática y gustativa de un vino bebido en copa de cristal y en una de vidrio es hiper abismal”, advierte la especialista. 

Además, aporta otro dato interesante: “el vino espumante ya no se bebe en copa flauta sino en la de vino blanco” (que es igual a la del tinto, pero ligeramente más pequeña). De todas maneras, este tip es sobre todo para espumantes de la gama media-alta y alta, dado que se considera que al beberlos en copa flauta se pierde la explosión de su aroma. Incluso, actualmente ya no se miran, a la hora de catar, el tamaño de las burbujas de estos vinos sino que se le “da lugar a la boca más que a la vista” para percibirlas.

Dónde armar la bodega

Para saborear un exquisito vino es clave que mantenga las propiedades que lo caracterizan y con las que fue elaborado, por lo que hay que evitar exponerlo al calor y a los cambios bruscos de temperatura. Este es uno de los motivos que hacen que tu cocina sea el lugar menos propicio para almacenarlo si lo vas a dejar a la intemperie. Lo ideal es dejarlo en un lugar fresco y sin demasiada exposición a la luz. Puede ser en el placard de alguna habitación, en su propia caja, e incluso, si tenés una casa con sótano, este también puede ser un lugar muy adecuado. Podés situarlos en estantes de madera o metal, como también recostarlos, sólo basta con que su cuello y base tengan algún soporte. Aunque con un poco de audacia y dependiendo su inclinación, una buena sujeción en la parte superior alcanza.    

No debés preocuparte por la humedad, que puede llegar al 70%, sin que por eso tus vinos se vean afectados. Eso sí, es muy importante que no lo dejes cerca de baldes de pintura ni de ningún otro material con sustancias de olores fuertes que puedan generar toxicidad.
Tampoco es preciso rotar los vinos –menos aún los espumantes y los de guarda-, tal como advierte Beltrame. La luz, por otra parte, debe ser tenue. Nada de dicroicas que generan mucho calor; lo más recomendable es que la iluminación sea de Led.
Otra opción es una cava de vinos. Esas pequeñas heladeras son una buena opción, no sólo para conservarlos de manera adecuada, sino para beberlos a la temperatura óptima. Todos los modelos del mercado son buenos, y la mayoría de ellos te permiten indicar una temperatura específica. En ese caso, deberías mantenerla entre los 13 y 15 grados y tener en cuenta que si querés tomar un vino tinto, lo mejor será que lo saques de la cava unos minutos antes para que tome más temperatura (unos 17 o 18 grados). Si vas a elegir una etiqueta blanca, un espumante o un rosado, será mejor que la dejes un rato más en la heladera para que su temperatura baje.
Lo ideal es tener las cavas eléctricas que te dan la chance de seleccionar tres temperaturas. En estos casos, podés seleccionar 12 grados para los vinos rosados, un máximo de 10 para los de uvas blancas y alrededor de 8 para los espumantes. Si querés adquirir una sin gastar de más, podés aprovechar los ICBC Beneficios y acceder a cuotas sin interés en tecnología y electrodomésticos. Además si sos cliente ICBC, en ICBC Store, podés visualizar una categoría dedicada exclusivamente a los más exquisitos vinos y bodegas seleccionadas, para que encuentres tus varietales preferidos con ahorros seleccionados y cuotas sin interés.

Vinotecas para el hogar - Rincones enológicos |ICBC
A la hora de llevarlos a la mesa, una sugerencia práctica que propone Beltrame es utilizar una fuente con agua y hielo para dejar allí los vinos que se beben más fríos, mientras disfrutás de la comida y así evitar que tomen temperatura. Como alternativa, recomienda las fundas porta geles. Podés dejarlas en el freezer y utilizarlas para envolver al vino mientras está en la mesa. Estarías cumpliendo con el objetivo de mantenerlo frío, con la ventaja de que evitarías gotear agua. 

Lo cierto es que, más allá de dónde elijas ubicar tus vinos, lo importante es tenerlos siempre a mano, y una vez abiertos, taparlos con una bomba de vacío para evitar que se híper oxigenen y pierdan sus propiedades y, en consecuencia, su sabor. Con este tipo de accesorio, vas a poder tener tu vino hasta tres días en la heladera para seguir disfrutándolo. Eso sí, mientras menor cantidad de líquido quede, menor será su duración inalterable porque tendrá más chance de que entre aire en la botella.

Accesorios

Vinotecas para el hogar - Rincones enológicos |ICBC


No es necesario tener un decanter, excepto que quieras exponerlo decorativamente. 
Es que su función es oxigenar vinos de guarda y precipitar sus sedimentos, y como ya dijimos, la mayoría de los vinos con los que vas a encontrarte son jóvenes y no necesitan ningún tipo de tratamiento previo a beberlos. Incluso, cuando elijas una variedad de guarda, podés hacer como Beltrame que, reconoce, “lo sirvo en la copa, lo espero, lo agito y listo”.

 

 

 

 

 

El universo del vino es fascinante pero lo más importante, lo que nunca deberías olvidar, es que se trata de probar, degustar y deleitarse con el abanico de varietales, y colores que existen en el mercado; y que se renuevan con las cosechas que cada año le dan su impronta.
 
Animate a descubrir tus vinos preferidos, conservarlos en tu cava personal y disfrutarlos como y con quien quieras. Conocé 
ICBC Store y disfrutá de una opción y cientos beneficios, pensados únicamente para vos.