Ir al trabajo en bicicleta, beneficio para la salud

Ir al trabajo en bicicleta, beneficio para la salud

Publicación: Noviembre 2019

La OMS recomienda que todos los adultos hagan alrededor de 150 minutos semanales de actividad física para mantenerse saludables. 

Beneficios de andar en bici yendo al trabajoActualmente todos saben que la actividad física es un pilar central para llevar una vida saludable y llegar a tener un buen estado de salud general. Junto con una alimentación balanceada y hábitos sanos, se encuentra entre los principales elementos para garantizar el buen funcionamiento del organismo. 

El recurso fundamental que todas las actividades mencionadas requieren es tiempo. Precisamente, es eso lo que más escasea en las vidas de la mayoría de quienes trabajan y, además, deben hacerse cargo de sus hogares y, además, lidiar con situaciones personales. 

Es por eso que muchos buscan soluciones sencillas a ese problema, que les permitan combinar su rutina con una cuota de ejercicio. Gimnasios en casa, en el edificio e incluso rutinas descargadas de internet, son algunas de las opciones que suelen aparecer al momento de encontrar tiempo para ejercitarse.

Pero hay una muy sencilla que, en algunos casos, puede ser de gran utilidad: cambiar el auto o el transporte público por una bicicleta e ir a trabajar en ese medio. 

La realidad es que se trata de trayectos que la mayoría de las personas está obligada a hacer, por lo que es positivo poder aprovecharlo para hacer actividad física en el camino.

En la Ciudad de Buenos Aires, al igual que en otras grandes capitales del mundo, hay una amplia red de ciclovías, que abarca 230 kilómetros y recorre gran parte de la superficie porteña. La iniciativa apunta, entre otros objetivos, a fomentar el uso de bicicletas para moverse por la urbe para mejorar la calidad de vida de la población. 

Impacto positivo en la salud

Beneficios de andar en bici yendo al trabajo
Para la Organización Mundial de la Salud (OMS), el ejercicio para "los adultos de entre 18 y 64 años debe consistir en hacer actividades recreativas o de ocio, desplazamientos -por ejemplo, paseos a pie o en bicicleta-, actividades ocupacionales (es decir, trabajo), tareas domésticas, juegos, deportes o ejercicios programados en el contexto de las actividades diarias, familiares y comunitarias".

Así, la institución aconseja que las personas de ese rango "dediquen como mínimo 150 minutos semanales a la práctica de actividad física aeróbica, de intensidad moderada, o bien 75 minutos de actividad física aeróbica vigorosa cada semana". 

Es importante aclarar que existe evidencia sólida -validada por la OMS- que demuestra que, en comparación con los hombres y mujeres adultos menos activos, las personas más activas tienen una mejor calidad de vida. 

Es así que "presentan menores tasas de mortalidad por todas las causas, cardiopatía coronaria, hipertensión, accidentes cerebrovasculares" y otras problemáticas. 

Al mismo tiempo," tienen un menor riesgo de fractura de cadera o columna y muestran un mejor funcionamiento de sus sistemas cardiorrespiratorio y muscular". Por último, "mantienen más fácilmente el peso, y tienen una mejor masa y composición corporal".

(*) La vigencia de la información que se brinda en este artículo, corresponde a la fecha de publicación indicada al comienzo.