Mundo rugby: mucho más que un deporte

Mundo rugby: mucho más que un deporte

Es una de las disciplinas más populares de la Argentina y que más pasión genera. Por qué es mucho más que tries y tackles

Rugby: Más que un deporte, un estilo de vida.Pasión, entrega y compañerismo. Algunos de los valores que resumen el espíritu del rugby, un deporte de los más populares en la Argentina y que más ha crecido en cantidad de jugadores y aficionados en los últimos años.

Según el último relevamiento de World Rugby, conformada por 121 países, en el mundo se estima que hay 8,5 millones de jugadores, de los cuales 3,2 millones están registrados.

Lo interesante es que la Argentina ocupa el noveno puesto entre las naciones con más cantidad de jugadores registrados, con una cifra que supera los 105.000, superando incluso a otros países con mucha tradición en el deporte, como Irlanda. 

Una filosofía de vida

Rugby: Más que un deporte, un estilo de vida.
¿Qué es lo que más destacan quienes practican este deporte en cuanto a su filosofía y sus valores? Frente a esta pregunta, Francisco Echepetelecu, quien durante 20 años jugó en el CASI y quien formó parte del staff de entrenadores del plantel superior del club, destaca que “el rugby es un deporte de equipo, que tiene la particularidad de que cada puesto tiene un rol y una responsabilidad definida. Más allá de que el rugby moderno ha derivado en jugadores integrales, hay determinadas funciones que realiza un jugador específico para ese puesto y es fundamental para el equipo. Dicho esto, el rugby lleva a la cancha lo que podría aplicarse a distintos lugares de la vida, como el trabajo, el colegio o la familia”.

Echepetelecu remarca que, en esta disciplina, “el respeto por las reglas, por la autoridad y por el rival son fundamentales”, tanto en el rugby amateur como en el profesionalismo de alto nivel. Básicamente porque “al ser un deporte de contacto -mucho contacto- , si no hubiese reglas claras y jugadores que las respeten sería imposible jugarlo”.

Además, prosigue, “es un deporte en el que desde chicos se te enseña a afrontar las adversidades que van apareciendo en el camino y te muestra que, en equipo, es más fácil afrontarlas”. 

¿Cuándo arrancar y hasta cuándo se puede practicar?

 

Rugby: Más que un deporte, un estilo de vida.Al ser un deporte de mucho contacto, es común que en una familia donde no hay tradición alrededor de este deporte surjan interrogantes sobre los riesgos de que un hijo se inicie en esta disciplina.

Según Echepetelecu, hay quienes se inician a los siete años de edad. Y, en este punto, destaca que hay ciertos cuidados cuando los jugadores son más chicos.

“No es un deporte exento de lesiones. Con los físicos de los jugadores cada vez más grandes, las reglas han evolucionado notablemente para intentar minimizar estas lesiones. Nuevamente el respeto por estas reglas es fundamental para evitar lesiones serias. Por ejemplo, en juveniles, cuando el físico de los chicos aún no se ha desarrollado, está prohibido empujar en el scrum más de 1,5 metros para evitar lesiones por el derrumbe del mismo”, detalla.

Incluso, destaca que también hay cuidados en el rugby de mayores, como una regla especial por la cual no se puede cargar al rival cuando está en el aire buscando la pelota.

“La rigurosidad de la regla es tal que no respetarla es sancionada con tarjeta amarilla o incluso roja, haya o no habido mala intención. Y esto se basa  en que uno es responsable por la seguridad de su adversario”, explica.

En cuanto a las características físicas que debe tener un jugador para practicar este deporte, Echepetelecu asegura que “todos pueden jugar al rugby. Y eso es lo más lindo que tiene”.

“Hay un puesto para cada físico. Yo mismo he competido con personas de 2 metros de altura y también con otros de no más de 1,70. O de 120 kilos, así como con otros de 70. Y lo mejor es que cada persona es importante para el equipo”, agrega.

¿Y hay una edad para retirarse? “Se puede seguir hasta donde te dé el cuerpo. En general, en clubes importantes se juega hasta los 30 o 35 años, pero hay jugadores que llegan a disputar finales importantes con más de 40”, completa.

En cuanto al famoso “tercer tiempo”, que es cuando los jugadores comparten un momento post partido, Echepetelecu asegura que “es una de las cosas más lindas que tiene el rugby y siempre se hace”.

“Hay amistades de años entre jugadores de distintos clubes en gran parte gracias a esta tradición. Desde una hamburguesa con tu rival a los 10 años, pasando por un asado y fiesta jugando en mayores, hasta unas cervezas con ex jugadores después del partido.... El tercer tiempo atraviesa al rugby en su esencia. Es un lugar para charlar, divertirse con amigos. Lo que pasó en la cancha, queda en la cancha... ¡ya habrá tiempo para revancha!”, plantea. 

También mujeres

Rugby: Más que un deporte, un estilo de vida.

Lo interesante es que el rugby hace tiempo que dejó de ser un deporte solo de hombres.

En la página oficial de la Unión Argentina de Rugby (UAR) destacan que en el país las mujeres juegan formalmente desde 1997 y, desde ese momento, “experimentó un crecimiento sostenido en su desarrollo deportivo”.-

Así, desde que se incorporaron al fichaje formal se pasó de 226 mujeres que había en 2009 a cerca de 2.700 en 2016.

Desde la UAR agregan que esto se ve reflejado no solo en la cantidad de jugadoras sino también en el creciente número de clubes que cuentan con rugby para mujeres.

A la hora de plantear un consejo para aquellos padres que están evaluando que sus hijos o hijas practiquen rugby, Echepetelecu es firme en su respuesta: “Que no lo duden, porque se van a encontrar con gente que entiende al deporte como un espacio de integración y de construcción de valores”.

“Los entrenadores son padres también y se fomenta el respeto a todos. Su hijo va a hacer amigos para toda la vida”, concluye.

 

Desde ICBC, somos sponsor oficial de la Unión Argentina de Rugby, y ofrecemos tres cuotas sin interés en UAR Rugby Store, a través de ICBC Club, el club de beneficios y compras online para clientes ICBC.