Reciclaje urbano: cuidar el medioambiente con pequeños cambios

Reciclaje urbano: cuidar el medioambiente con pequeños cambios

Cómo aportar desde casa a la economía circular y generar menos residuos.

¿Cómo cuidar el medioambiente con pequeños hábitos?
Empresas, organismos e instituciones trabajan cada vez más con el fin de concientizar sobre la importancia del reciclaje y del uso que se hace de los recursos.

Sin embargo, según datos del último Informe del Estado del Ambiente que publica el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable (MAyDS) de la Nación, el mundo produce 1.500 millones de toneladas anuales de residuos, lo que alcanzaría para cubrir el equivalente al espacio que ocupa la Ciudad de Buenos Aires y a una altura similar a la de un edificio de siete pisos. En tanto, la Argentina genera una tonelada de basura cada dos segundos.

Esta realidad hace que la economía cambie de un  formato lineal a uno circular, en el que lo que antes era desecho sirva para generar nuevos recursos o bien, transformarse en energía. En este sentido, las empresas se encuentran tomando medidas para reducir el impacto de materiales no reciclables o contaminantes en los packagings e incorporan nuevas tecnologías como los envases biodegradables.

Ante este panorama, aunque cualquier esfuerzo individual o familiar que hagamos en el hogar puede parecer poco, lo cierto es que todo esfuerzo suma a disminuir el impacto negativo sobre el medioambiente y los consumidores juegan un rol protagónico al momento de ejecutar y, realmente, utilizar los nuevos recursos para reducir la contaminación.

Separación de residuos

¿Cómo cuidar el medioambiente con pequeños hábitos?
 

 

Al momento de reciclar la separación de residuos surge como una de las tareas previas y fundamentales. Para esto, es recomendable, en primer lugar, garantizar que dentro del hogar haya distintos recipientes para discriminar los desechos orgánicos e inorgánicos, de lo que es vidrios, plásticos, papeles y cartón que, hoy en día, son los que la ciudad recicla. 

 En otras ciudades de la Unión Europea, como Madrid, se llegó a un tercer nivel de separación entre la basura inorgánica y orgánica, que se puede utilizar como abono o recurso para compostaje o generación de energía.

Uso de tecnología

¿Cómo cuidar el medioambiente con pequeños hábitos?
Los nuevos electrodomésticos permiten hacer un uso más eficiente de recursos como el agua o la electricidad, por lo que para tener una casa sustentable es recomendable corroborar el estado de nuestros dispositivos electrónicos.

Esta renovación en la mayoría de los casos se traduce en un ahorro sobre los servicios, la amortización del electrodoméstico a lo largo de los años y en una mayor eficiencia.

Los especialistas en cuestiones ambientales recomiendan leer las etiquetas para garantizar el mejor rendimiento. Es importante tener en cuenta la “clase energética” que puede ir de la A+++ a la D, siendo las A+ de consumo moderado y las B, la C y la D de mayor consumo de energía.

También es importante prestar atención al tamaño: a mayor tamaño, mayor consumo, por eso es fundamental comprar electrodomésticos necesarios para la cantidad de personas que lo van a utilizar y no sobredimensionar.

Además, no hay que subestimar en el caso del lavado de la ropa o hasta en el uso dispositivos como las notebooks el uso de los modos de “ahorro de energía” que, en muchos casos, habilitan la mayoría de las funciones y disminuyen el consumo.

Hábitos verdes

Aunque la bicicleta parezca ser un hábito reservado para los millennials, lo cierto es que al momento de realizar distancias medianas o cortas dentro de un ambiente urbano resulta uno de los medios más efectivos.

Pero no es el único. Actualmente, a medida que los vehículos híbridos y eléctricos van llegando al país hay alternativas como el carpooling que permiten compartir el auto al momento de ir a trabajar o bien organizar un viaje para garantizar un menor impacto ambiental y menor uso de combustibles fósiles.