Jaguares: una temporada épica

Jaguares: una temporada épica


Como sponsor del equipo argentino, te contamos todos los detalles de una campaña histórica que los llevó con éxito a la final. 

 

Jaguares, la franquicia de la UAR que compite en el campeonato Super Rubgy, escribió una nueva página de su corta pero exitosa historia. Y este último capítulo bien podría llevar el título "Épico". 

No fue un camino fácil, por cierto. La evolución fue progresiva, pero ante cada paso dado hacia adelante, el equipo nunca retrocedió. 
El debut, allá por 2016, había dejado un balance agridulce: tras quince partidos, Jaguares conquistó cuatro victorias y se ubicó en el puesto 13º. 

Sin embargo, los progresos comenzaron a hacerse visibles en 2017, cuando sumó un total de siete triunfos y ocho derrotas, que le permitieron al equipo subir tres escalones en el ranking. 


Al año siguiente, comenzó a gestarse el despegue, con nueve victorias y un octavo puesto. Un despegue que, sin dudas, transformó a Jaguares en la sensación del Super Rugby.  

 


A partir de un equipo sólido, con mucha capacidad para recuperarse de la adversidad, los dirigidos por Gonzalo Quesada anotaron nada menos que once victorias y apenas cinco caídas, lo que le valió el primer lugar en la Conferencia Sudafricana. 

No solo eso. La eficacia a nivel ofensivo también se reflejó en las estadísticas del equipo argentino a lo largo de la fase regular, durante la cual, desde ICBC –como sponsor de Jaguares- promovimos el hashtag #TenésPotencia. 


En total, Jaguares sumó 521 puntos y concedió 375. Además, fue el cuarto equipo con más tries anotados (67). 

La excelente performance lograda durante el torneo y el lugar de privilegio en el ranking general le permitió a Jaguares ser local en los cuartos de final, en uno de los playoffs que quedó para la historia: y el desempeño del equipo colmó las expectativas de las cerca de 17.000 personas que se acercaron al estadio José Amalfitani para alentar al equipo. 

En un durísimo partido, los de Quesada se impusieron a Chiefs por 21 a 16 y alcanzaron un logro inédito que no hizo más que ampliar el capítulo épico del libro que están escribiendo: por primera vez, jugarían las semifinales del Super Rugby. 

En el mismo marco, con un estadio de Vélez colmado, Jaguares volvería a confirmar que está para cosas grandes: con mucho ritmo, el equipo argentino no le dio respiro al conjunto australiano Brumbies, imponiéndose de manera contundente (39-7) y haciéndose un lugar nada menos que en la final. 

 



"El resultado es espectacular y considero que estamos en el camino correcto respecto a nuestros objetivos y, de alguna manera, respecto al sueño que nos planteamos el primer día. Todo lo que iba a pasar en la cancha y lo que iba a pasar alrededor del equipo deseaba que fuera así como se dio.

No me acuerdo de ver un estadio como estaba Vélez desde que era muy chiquito, y eso me genera una gran alegría como el hecho de que la gente se vaya identificando con el equipo", afirmó, emocionado, el head coach al final del partido.  
Quesada agregó que "Chiefs fue una prueba durísima, Brumbies era un escalón más y el próximo será todavía más duro". 

El rival en la final será nada menos que Crusaders, el bicampeón vigente. El enfrentamiento tendrá lugar este sábado 6 de julio, en Nueva Zelanda. 



 


El head coach aseguró que "Crusaders se basa en una gran obtención desde el scrum y una defensa muy sólida entre varias cualidades. Nosotros venimos trabajando muy duro en esos aspectos porque es los que nos permite llegar al try y poder marcar como lo hicimos". 
 

Ahora, el objetivo está puesto en la gran final.