Proyecto Tierras: los sabores ancestrales de las plantas nativas

Proyecto Tierras: los sabores ancestrales de las plantas nativas

Fecha de publicación: Diciembre 2020

Tras visitar la provincia de Río Negro e investigar sobre especies típicas de la zona, muy usadas por los pueblos originarios, Germán Martitegui comparte una receta que revaloriza algo más que un alimento. 

Proyecto Tierras: los sabores ancestrales de las plantas nativas
“A cada paso te encontrás con malezas, flores y plantas que son comestibles, pero no las estamos aprovechando”, reflexiona Germán Martitegui, quien visitó la provincia de Río Negro para conocer más sobre las características y las propiedades de diversas plantas nativas que crecen en esa provincia y en diferentes zonas de la Patagonia. 

Maitén, chilco, arrayán, siete camisas, parilli (que tiene una flor que ofrece un aroma similar a la miel) o caña colihue, son algunas de las tantas especies que crecen en esa región. 

“Es muy importante revalorizar los ingredientes nativos, que han sido sustento de nuestros pueblos originarios. Cocinar con estos productos es un homenaje a ellos y a la naturaleza”, agrega Martitegui, en el marco de Proyecto Tierras. 

Se trata de una iniciativa que busca profundizar sobre la interrelación entre los productos nobles y las comunidades que dependen de ellos y con la cual Martitegui ya lleva recorridos más de 36.000 kilómetros, a través de 12 provincias. 

Una receta que le rinde homenaje

Proyecto Tierras: los sabores ancestrales de las plantas nativas
Para Martitegui, lo más inspirador es explorar y redescubrir productos para después llevarlos a la cocina. Y después de investigar en profundidad la historia de muchas de las plantas nativas patagónicas, brinda una receta que dice mucho de esa revalorización de nuestro patrimonio gastronómico y cultural: pickles de colihue o bambú. 

Para prepararla, debés pelar los brotes de colihue hasta llegar al corazón. Luego, ponerlos en remojo con agua y limón. 

Posteriormente, calentás en una olla dos partes de agua, dos de vinagre de manzana y una de azúcar, hasta que esta última se disuelva, pero cuidando de que no hierva. 

Una vez completado este paso, lo reservás y cortás los brotes a lo largo, en cuartos y llevás cuatro veces a hervor a partir de agua fría. Es importante que cada vez que rompa hervor cortes la cocción con agua y hielo. 

Luego, en un frasco, colocá los brotes y cubrirlos con el líquido. Cerralo antes de que se enfríe y colocalos boca abajo durante una noche. Antes de disfrutar de ese sabor patagónico tan particular, tenés que sumar un ingrediente extra: tiempo, porque es ideal que esperes unos 20 días antes de consumir los pickles de colihue. 

Proyecto Tierras: los sabores ancestrales de las plantas nativasProyecto Tierras: los sabores ancestrales de las plantas nativas

Viajes inspiradores

No dejes de acompañar a Martitegui a través de los 10 episodios de Tierras, en los que visita diferentes provincias para descubrir nuevos sabores e historias que, sin dudas, te van a inspirar también a vos. Miralos a través de TNT, ISAT, Space, Home&Health y Food Network, o en sus redes sociales.

Si a vos también te inspira la cocina, hacete cliente ICBC y sé parte de esta aventura. Además, conocé acá nuestros beneficios exclusivos y propuestas recomendadas por el propio Martitegui.

(*) La vigencia de la información que se brinda en este artículo, corresponde a la fecha de publicación indicada al comienzo.