Claves para controlar tus finanzas

Claves para controlar tus finanzas

Administrar tu dinero es una tarea sencilla pero, hacerlo eficazmente, requiere de un análisis profundo. Te contamos todo lo que tenés que saber para que tus finanzas prosperen. 


Si en el día a día tu economía no fluye como quisieras, vale la pena que hagas una pausa para replantearte el modo en que gestionás tus ingresos y gastos. 
“El primer paso es hacer cuentas y analizar si los ingresos corrientes cubren los gastos corrientes. Si la respuesta es sí, no vas a tener mayores problemas. Si la respuesta es no, la pregunta que tendrías que hacerte es con qué frecuencia no te alcanza”, explica Eleonora Tubio, licenciada en Economía y docente de Macroeconomía en la Universidad de Buenos Aires. 
La clave es ver si la dificultad para hacerle frente a tus obligaciones es transitoria o permanente. “Que la plata no te alcance eventualmente, no siempre es un problema”, aclara la especialista y ejemplifica con el caso de un psicólogo que sabe que durante el verano el flujo de pacientes disminuye, pero que habrá meses en los que compensará esa falta. 

Las soluciones pueden estar a tu alcance

Consejos y pasos para mejorar mis finanzas personales
Si sentís que el dinero no te alcanza nunca, la pregunta fundamental es cómo estás financiando la diferencia entre tus ingresos y egresos. “Si estás cubriendo gastos con tus ahorros, es recomendable que preveas cuánto tiempo te van a alcanzar. Durante un plazo corto no sería grave pero, si esta situación continua, entonces podría traerte consecuencias", dice Tubio. 
Una vez que detectaste la dificultad, tendrías que identificar cuáles son tus mayores consumos, además de considerar si hay gastos fijos que podés reducir. Por ejemplo, si salís mucho a comer afuera o si estás pagando un alquiler muy alto. Es importante distinguir en qué te endeudás y para qué lo hacés. Si es para comprar una casa o realizar alguna otra inversión, probablemente sea conveniente porque estás buscando generar valor, pero no lo será en la adquisición de productos que no necesitás realmente.  
También deberías considerar que, si el dinero que percibís no te resulta suficiente porque tenés cuotas elevadas que pagar, ya tenés una deuda previa que hace necesario que tu nivel de gasto sea menor al de tu ingreso. “En la práctica, por lo general, uno hace las cosas al revés: paga las cuotas y vive con lo que le queda de remante. Pero lo que tendrías que hacer en realidad, es generar un ahorro extra para poder pagarlas”, recomienda Tubio. Esto implica, además de ajustarse e intentar generar otra entrada de dinero, informarse e incursionar en diferentes instrumentos de inversión como las Lebacs, plazos fijos, fondos de inversión, acciones y demás alternativas a las que podés acceder fácilmente con ICBC.

Consideraciones fundamentales

“En Economía está presente el concepto de costo de oportunidad. Esto significa que, a la hora de tomar una decisión, siempre tenemos que considerar el uso alternativo que le daríamos a la inversión de nuestros recursos”, explica Tubio. 
Un buen ejemplo resulta el de las compras en cuotas: cuando éstas son sin interés, aprovecharlas puede ser ideal. En caso contrario, es esencial que analices las tasas. 
La economista explica que “los problemas financieros se dan cuando tenés una deuda que paga intereses elevados. Con tasas altas, es más difícil que una deuda se licúe. Entonces, si tu ingreso se incrementa a un ritmo menor que las tasas de interés, la carga de tu deuda va a ser cada vez mayor”. 

Cómo lograr que la administración sea exitosa

Consejos y pasos para mejorar mis finanzas personales
Hay ciertos tips que vale la pena que tengas en cuenta para garantizar el bienestar de tus finanzas:
 
  • Procurá que tus gastos en alquiler de vivienda no sobrepasen el 30 % de tus ingresos. “Si tu casa se lleva la mitad de tu sueldo, tenés un problema”, alerta la experta en Economía. 
  • Te fijes un límite en toma de deudas o pagos pendientes. Aunque tengas expectativas de percibir mayores ingresos a futuro, es preferible que no generes gastos extra hasta que realmente cuentes con ellos. 
  • Si sos freelancer o autónomo, y ganás mucho dinero en un momento del año y poco en otro, deberías calcular tu ingreso anual (en lugar de mensual) y el monto que probablemente gastes en ese período para hacer un prorrateo del dinero con el que precisás contar mensualmente. Como hay inflación, también es importante que consideres que los montos de gastos no serán los mismos en enero que en diciembre, de ahí que una buena idea sea dividir el ingreso anual que proyectás por 13 en lugar de por 12 meses. “Con ese mes extra podrías compensar el aumento de precios y vivir parejo todo el año”, apunta la experta.
  • Si tenés un ingreso irregular, intentá ahorrar más aquellos meses en los que ganás más dinero. 
  • Invertí tus ahorros. Hay una amplia cartera de opciones para hacerlo y que tu dinero se incremente aún más.
  • Procurá mantener un historial crediticio sano ya que será tu carta de presentación para futuras solicitudes de financiación y préstamos. 
  • Podrías tener un fondo de emergencia y colocarlo en un tipo de inversión de bajo riesgo y fácil acceso, para poder cubrir hasta al menos seis meses de gastos fijos frente a cualquier eventualidad. 
  • Llevar un control de los denominados gastos hormiga y de las compras irracionales. 

 

De presentarse alguna dificultad financiera, lo fundamental es que tengas recaudo y replantees tu situación a tiempo, para encauzar así tu economía. Siguiendo estos consejos, contarás con más herramientas para sobreponerte.