¿Qué es el networking y cómo puede influir en tus finanzas?

¿Qué es el networking y cómo puede influir en tus finanzas?

Desarrollar una red de contactos es clave para el éxito de tus negocios. Conocé las estrategias, recomendaciones y tácticas fundamentales para aprovechar esta herramienta.


Probablemente hayas escuchado en los últimos tiempos la palabra networking. Posiblemente también, no sepas bien de qué se trata ni por qué es un concepto que tomó fuerza ni qué impacto tiene hoy en los negocios. 
El networking y el mundo empresarial |ICBC
Es hora de que te enteres que esta tendencia puede convertirse en una aliada de tu emprendimiento. Seguramente ya venís generando una red de contactos, pero quizás no de la manera más favorable y efectiva para tu start-up. Cuando termines de leer esta nota, podrás iniciar una nueva estrategia para vincularte laboralmente, que te permitirá consolidar tu negocio.

En principio, debés saber que networking es el desarrollo y la utilización de una red de contactos profesionales, con el propósito de lograr mejorar el éxito de tu empresa y tus finanzas.

En la actualidad, tener una agenda nutrida y eficiente es clave. ¿Por qué? Porque, según asegura la asesora financiera Fernanda Bolagay, consultora de Finanzas Integrales, esa “es la forma más fácil de transmitir de qué se trata y cuáles son las ventajas de tu producto o servicio y generar el boca en boca. Si te sigues moviendo en networking, la publicidad te la va a hacer otro. Mientras más gente sepa qué es lo que resolvés, vendés o aportás, mejor te irá como empresario”, resume. Además, aclara que “la pasión es importante pero a veces falta medirla, generar los ingresos” y, para lograrlo, el networking es una herramienta fundamental. 

 

Cómo iniciarla

El networking y el mundo empresarial |ICBC
En Argentina, como en gran parte del mundo, la cantidad de ferias, exposiciones, congresos y demás eventos que se realizan cada año, crece exponencialmente. Asistir a alguno de ellos puede ser un primer paso para impulsar tu emprendimiento, pero es esencial que sepas seleccionar a cuál de todas las conferencias y ofertas te convendrá presentarte. Para identificarlas, Bolagay recomienda que te preguntes “¿para qué me interesa ir a este evento?, ¿tiene que ver con mi público objetivo?; ¿lo puedo encontrar ahí?; ¿voy a generar alianzas, socios o clientes?”. Asistir ‘para ver qué pasa’ es un error, porque te hace perder el tiempo. Es clave analizar quién va a estar y entender si tiene que ver con tu estrategia de negocios. 
Bolagay sugiere, asimismo, que si vas a un evento en el que habrá muchas charlas y que, por lo tanto no vas a tener demasiado tiempo para relacionarte con otros asistentes, lo mejor será “que vayas más temprano, que te quedes en los breaks y que trates de permanecer hasta el final”. También señala que antes de ir, deberías recabar datos que puedan serte de ayuda al momento de entablar una charla.  

Tarjetas personales

El networking y el mundo empresarial |ICBC

  • Ser de un papel de buena calidad y gramaje.
  • Además de nombre completo y teléfono, debería incluir una dirección de e-mail. Si este es de dominio propio (en lugar de Gmail o Hotmail, el nombre de tu empresa), mejor.
  • Indicar una red social y una web que esté actualizada, a partir de las cuales puedan contactarte. 

Si bien las tarjetas son la primera impresión que das, lo cierto es que si por algún motivo no las tenés y se realiza un evento que te interesa, podés ir de todas formas, en definitiva, siempre “la mejor presentación, sos vos mismo”.
Otro punto a tener en cuenta es cómo gestionás las tarjetas de terceros. Es importante que te tomes el trabajo de registrar la mayor cantidad de datos de tu nuevo contacto. Actualmente la tecnología es un gran aliado, y de manera muy simple podés volcar esa información en la agenda de tu smartphone.

 

 

Un consejo práctico: escribir detrás de cada tarjeta alguna referencia, ya sea el motivo por el que te interesa ese perfil, como alguna característica que te permita identificar a la persona y dirigirte a ella posteriormente. Dentro de la misma semana en la que hiciste el primer contacto, deberías comunicarte. “Yo los agrego a mi lista de suscriptores; vos podrás incluirlos en tu Linkedin”, propone y recomienda, además, que le envíes a tus contactos un mensaje personalizado, que les permita reconocerte a partir de algo que charlaron o de algún dato que prometiste que ibas a facilitarle.

Una estrategia: llevá tu tarjeta pero si hay un contacto que realmente te interesa llamar, pedile la suya primero, sugiere Bolagay, para asegurarte de tener sus datos y no depender de un factor externo.

Generar valor

Una de las claves del networking que nunca tenés que perder de vista es que se trata de relaciones colaborativas en las que uno da y recibe. Es fundamental que pienses cómo podés generar valor en tus contactos precisamente para poder estar presente en la mente de esa otra persona, tal como define Bolagay porque “está demostrado que el cerebro retiene mejor cuando tiene una emoción positiva. Entonces, si alguien te asocia y recuerda como una persona que le diste una mano, datos de valor o que sumaste algo a su vida, te va a recordar”. De ahí que sea importante que puedas obtener información de las personas con las que te interesa crear un vínculo para saber de qué manera podés ayudarlas. En definitiva, estar atento a las necesidades del otro y a cómo podés resolver sus problemas, es el ABC del networking.  De ahí que “en el momento de presentarte, más que decir a qué te dedicás, deberías explicar qué problemáticas sos capaz de resolver y de qué manera eso puede impactar positivamente en el otro; comentarle cómo podés serle útil a quien te escucha porque puede que no entienda de qué se trata tu ocupación”, revela la especialista.

Ya estás listo para ayudar a tus contactos desinteresadamente y lograr así una sinergia profesional que, como tal, permitirá retroalimentarte y tener mayores logros económicos y financieros.