Cómo ahorrar dinero evitando los malos hábitos que afectan el bolsillo

Cómo ahorrar dinero evitando los malos hábitos que afectan el bolsillo

Fecha de publicación: Septiembre 2020

¿Cómo administrar el dinero? Los errores comunes que tenes que evitar.


Una perspectiva de crecimiento de las finanzas personales no está vinculada únicamente con que se incremente la entrada de dinero. De hecho, también debe prestarse especial atención a cuáles son los gastos que absorben los ingresos.

En ese análisis pueden hacerse evidente gastos que no responden a una planificación ni a una lógica estricta y que, más bien, son el resultado de malos hábitos financieros.

¿Cómo evitarlos? La primera medida es conocerlos y ponerlos bajo la lupa, dado que generalmente son costumbres arraigadas que pasan “por debajo del radar”.
 

  • Gastos hormiga. Suelen ser pequeñas erogaciones de dinero que se realizan de manera imprevista. Cuando esta espontaneidad por fuera del presupuesto mensual se convierte en algo habitual puede impactar fuertemente el bolsillo.


     
  • Arrastrar deudas costosas. El no pago de una obligación y su reprogramación puede terminar disparando el costo financiero. El caso más común ocurre cuando se paga sólo el saldo mínimo de la tarjeta de crédito, debido a que el saldo se refinancia a una tasa más elevada.
  • No considerar la amortización de los bienes. La compra de un producto costoso y de calidad puede ser una buena inversión si se le dará un uso frecuente. Y, sobre todo, si la durabilidad es un factor.
    Desde otro punto de vista, puede evaluarse la pertinencia de una compra si se divide el costo de adquisición en el número de ocasiones que se piensa utilizar.
  • Ignorar la relación entre precio y beneficio. Mientras que algunos artículos Premium ofrecen beneficios diferenciales en diseño y funcionalidad, otros no lo hacen y bien pueden ser igualados o superados por competidores de gama media.

 


Algunos especialistas aconsejan establecer una estrategia llamada “alto-bajo”, que consiste en combinar artículos costosos con otros más accesibles. La clave de esto es analizar las características de los productos y las propias necesidades para establecer cuándo un producto de alto precio hará realmente la diferencia.

  • Encarecer el transporte. El mantenimiento de un automóvil es costoso pero se trata de un bien que ofrece muchos beneficios. No obstante, también es cierto que existe una amplia gama de modelos y precios aptos para distintas situaciones.

Lo importante es analizar si nuestro vehículo es eficiente en cuanto a costo y tecnología para realizar las tareas cotidianas.


Desde el punto de vista financiero, siempre se recomienda entrar a un concesionario con las prioridades claras. Una compra bajo el efecto fascinación puede ser satisfactoria en primer momento, pero luego dar lugar a costos excesivos. 

 


 

Por otra parte, quienes trabajan cerca de su hogar hoy en día pueden optar por soluciones como los monopatines eléctricos o las bicicletas.

  • No invertir. En un contexto de economía inflacionaria como la argentina, el dinero detenido en una cuenta pierde valor rápidamente con el paso de los meses.

Por eso, es fundamental encarar la realización de inversiones que permitan conservar y acrecentar el ahorro. Para eso, ICBC ofrece la posibilidad de realizar depósitos a plazo fijo y los más sofisticados fondos de inversión, entre otras opciones.

A fin de cuentas, las finanzas forman parte –en mayor o menor medida– de muchas situaciones de la vida. Por eso, adoptar una perspectiva de análisis basada en el balance y la previsión económica permitirá eliminar malos hábitos y facilitará el ahorro.

(*) La vigencia de la información que se brinda en este artículo, corresponde a la fecha de publicación indicada al comienzo.